PRESOS POLÍTICOS

Documentación del servicio penitenciario bonaerense incautada por la secretaría de derechos humanos de la provincia de buenos aires

Fondo documental

A partir del convenio de cooperación firmado con la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, se comparte la custodia de los archivos del SPB, relativo a los presos políticos alojados en las unidades penitenciarias de la provincia durante la última dictadura militar. Con el fin de asegurar la preservación del material, la CPM puso a disposición un espacio del Archivo y Centro de Documentación para alojar este fondo documental y, actualmente, desarrolla las tareas de digitalización de toda la documentación.

El acervo documental, que estaba bajo custodia de la Secretaría de Derechos Humanos, consta de 225 cajas de tamaño oficio y alrededor de 30 libros de registros y actas del SPB. Cada una de estas cajas aloja los legajos personales e historias clínicas de presos políticos detenidos entre 1974 y 1983 en las unidades penitenciarias 1 y 8 de Olmos, y la 9 de La Plata, y menor cantidad de material del penal de Sierra Chica y otras cárceles de la provincia. Hay también tres cajas que contienen datos de presos políticos de los años 1956 y 1957.

Origen: cedido en guarda por la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Descripción del fondo documental

“Documentación de las Unidades Penitenciarias Bonaerenses incautada por la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires”[i]

Introducción

A partir del año 2016 -y luego de la firma de un convenio con la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires (SDH)- la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) comenzó a gestionar la documentación de diferentes unidades penitenciarias del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) incautada por la Secretaría de Derechos humanos conformado principalmente por legajos, fichas, historias clínicas y libros relacionados con detenidos políticos durante el período de la última dictadura militar. Hasta ese entonces la documentación se encontraba bajo guarda del área de Protección de Derechos de la Secretaría de Derechos Humanos, que era quien había llevado adelante el secuestro de esa documentación en las diversas unidades penitenciarias (número 1 de Olmos, 2 de Sierra Chica, 3 de San Nicolás, 4 de Bahía Blanca, 5 de Mercedes, 7 de Azul, 8 de Olmos y 9 de La Plata) entre los meses de mayo y noviembre de 2006 y en abril de 2007[1]. Esta acción se enmarcaba en la investigación judicial que buscaba determinar el grado de implicancia y responsabilidad del Servicio Penitenciario Bonaerense en los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura (1976-1983). Sobre la documentación de las Unidades penitenciarias 8 y 9 el Juzgado Federal Nro.1 de La Plata que tenía a su cargo la investigación penal de estos crímenes,  dictó una medida cautelar.

1. Área de identificación

Código de referencia: AR.BACPM.UP

Título: Documentación de las unidades penitenciarias bonaerenses incautada por la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires.

Fechas extremas de la documentación: 1956-1984 (predominante: 1974-1984)

Nivel de descripción: colección

Volumen y soporte de la unidad de descripción: 232 cajas tamaño oficio, 33 libros, soporte papel. 3984 legajos.

2. Área de contexto

Nombre del productor: unidades penitenciarias 1 de Olmos, 2 de Sierra Chica, 3 de San Nicolás, 4

de Bahía Blanca, 5 de Mercedes, 7 de Azul, 8 de Olmos y 9 de La Plata, pertenecientes al Servicio Penitenciario Bonaerense.

Historia institucional

Durante el siglo XX el Servicio Penitenciario Bonaerense tuvo diferentes denominaciones: Inspección General de Prisiones (1910 a 1937), Dirección General de Establecimientos Penales (1937 a 1971), Servicio Correccional (1971-1978), Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires (1978 – 1997) y Servicio Penitenciario Bonaerense de 1997 a la actualidad. Las cárceles provinciales distribuidas en el territorio bonaerense dependieron siempre orgánicamente del SPB. Cada unidad carcelaria lleva un registro administrativo de la vida carcelaria: libros de entrada y salida de personas a la Unidad, movimientos de personal penitenciario además de un registro pormenorizado del detenido. En ese legajo confeccionado por la unidad carcelaria constan los principales datos personales, las causas de la detención, los diferentes traslados, la situación procesal, así como la vida del preso dentro de la cárcel: las diversas acciones, su situación sanitaria y disciplinar.

La Secretaría de Derechos humanos de la provincia de Buenos Aires, que adquirió ese rango por decreto 205 del año 2002 –anteriormente era una Dirección que dependía del ejecutivo- adquiere a partir de entonces una nueva estructura organizativa, en las que se destacaban dos direcciones generales: la Dirección de promoción y protección de derechos humanos, y la Dirección de igualdad de oportunidades. La Dirección de Protección presentaba entre sus  objetivos “trabajar para erradicar las prácticas autoritarias que la dictadura militar dejó en la policía y el Servicio Penitenciario Bonaerense (…) Como desprendimiento de este objetivo general es que preserva, custodia, describe e investiga la documentación que le posibilite llevar a cabo la política institucional” (informe parcial sobre los legajos de los detenidos políticos confeccionado por la SDH en el año 2007).

Historia archivística

Si bien la documentación fue producida en su totalidad por las diferentes unidades del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB[2]) en el marco de sus misiones y funciones –el registro administrativo de las acciones y la salud del preso dentro del SPB; dejar constancia en los libros de la entrada y la salida de personas a la Unidad, registro de los presos castigados, los movimientos de personal penitenciario, etc.- la selección de documentos fue realizada por la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia, en función de sus propias misiones y funciones.

El secuestro de la documentación se da en un contexto de reapertura de los juicios penales por delitos de lesa humanidad y de reforma del Servicio Penitenciario Bonaerense.

En abril de 2004 se había intervenido por primera vez el organismo con un civil al frente de la fuerza y se había sancionado la Ley 13.189 de emergencia penitenciaria. En el año 2005 se elaboró una nueva Estructura Orgánica Funcional del SPB, y entra en vigencia la posibilidad de declarar prescindibles a los agentes penitenciarios.

Por otra parte en 2006 –luego de la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final en 2003 y tras la declaración de inconstitucionalidad de la Corte Suprema de Justicia en 2005- se retomaban los juicios por crímenes de lesa humanidad que permitían condenar a los responsables de las fuerzas de seguridad durante la última dictadura. Hasta entonces no habían sido condenados integrantes del Servicio Penitenciario Bonaerense a pesar de la existencia de numerosos testimonios que daban cuenta de su actuación y participación en la represión.

Las primeras acciones sobre la documentación en la SDH fueron las tareas de limpieza y desinfección, el ordenamiento físico de la documentación, la identificación y la descripción.

Luego se realizaron las tareas de conservación: limpieza individual de cada foja, retiro de ganchos metálicos y costuras de hilo, alisado de pliegues, tratamiento sobre contaminación biológica; guarda en carpetas y sobres estandarizados, de papel calidad conservación.

Finalmente, en forma paralela a las tareas de limpieza y estabilización del material, se comenzó con la carga de información en una base de datos, y su digitalización. Estos datos permiten no sólo identificar luego cada imagen digital, sino que también resultan fundamentales para la confección de inventarios, catálogos, y demás instrumentos de descripción.

La digitalización terminó en diciembre de 2017 (237.750 fojas digitalizadas), quedando pendientes la digitalización de algunos de los libros por su estado de deterioro, que debe llevarse a cabo con un cuidado especial.

3. Área de contenido y estructura

Alcance, contenido y organización

La documentación.

La documentación está conformada mayoritariamente por legajos personales, historias clínicas y en menor medida, libros, fichas y documentación administrativa variada.

Los legajos personales fueron elaborados por cada unidad carcelaria en el desarrollo de sus procedimientos administrativos. Poseen características comunes pese a pequeñas variaciones propias de cada Unidad. Todos los legajos poseen número de orden, indican procedencia y destino del detenido; causa de detención y situación procesal, fotografías prontuariales, negativos, huellas digitales, fichas criminológicas, fichas de visitas y correspondencia interna. En muchos casos, también se archivaba correspondencia del detenido/a.

Si bien los legajos se confeccionaban en las UP, en algunos casos el detenido/a era traslado a otra UP con su legajo personal. En este sentido, el fondo posee 7 legajos con carátula de la UP6 de Dolores pero continuaron conformándose en la UP8 de Olmos.

Como señala Yamila Balbuena[5] en relación al procedimiento administrativo (…) cada preso político ingresa al penal remitido por una estructura y una persona. Puede venir de una unidad carcelaria, de una comisaría, o de un establecimiento militar.

Las historias clínicas eran elaboradas por las unidades penitenciaras que contaban con servicios sanitarios más complejos, por lo que algunos detenidos eran trasladados a esas unidades para realizarse estudios e internaciones.

Las historias clínicas -producto también de procedimientos administrativos habituales- poseen un número de orden (a veces la carátula lleva más de un número), ficha médica desde el ingreso hasta el egreso, placas radiográficas y/o estudios varios, médico/a responsable -que consta en la carátula- y en el interior pueden encontrarse otras firmas de los profesionales que intervinieron.

Los libros son mayoritariamente de la UP4 Bahía Blanca, y otros elaborados por la UP6 de Dolores, la UP8 de Olmos y la UP9 de La Plata. Hay libros de registro de correspondencia, de novedades de la guardia, de entrada y salida de expedientes, de sanciones, entre otros.

Las fichas pertenecen a la UP4 de Bahía Blanca. Están organizadas por año y contienen nombre y apellido, número de ficha, fecha de ingreso, causa de detención, juzgado a cargo, sentencias, registro de visitas y huellas dactilares. Algunas poseen fotografías.

A partir del análisis de los datos que figuran en las fichas es posible deducir que gran parte de las mismas refieren a detenidos por causas “comunes”. Sólo las fichas de tamaño más grande parecerían pertenecer a presos a Disposición del Poder Ejecutivo Nacional.

La totalidad de la documentación secuestrada se encuentra clasificada por Secciones (correspondiente a cada Unidad Penitenciaria) y dividida en series al interior de cada UP (legajos, historias clínicas, fichas, etc.). El orden de los documentos en cada serie fue dado por la SDH, asociado al modo y a las características de la selección documental. Sin embargo, el orden original de creación de las series documentales en cada Unidad Penitenciaria ha sido por número de orden en la mayoría de los casos.

Las fechas extremas de la documentación son 1956-1984, con preponderancia 1974-1984, vinculados a los presos de la última dictadura militar. Sólo 174 legajos pertenecen a presos políticos detenidos entre 1955 y 1956, la mayoría por infracción al decreto 4161.

4. Área de condiciones de acceso y uso

Condiciones de acceso

Ver protocolo de acceso.

Condiciones: ley de hábeas data, protección de datos personales, ley de acceso a la información pública.

En la sede de la CPM está abierta a la consulta pública para el interesado directo, para los familiares de ex detenidos, para la Justicia y para organismos que lo requieren en el marco del cumplimiento de leyes reparatorias a las víctimas del terrorismo de Estado.

La documentación de la Unidad Penitenciaria 8 continúa con la medida cautelar del Juzgado Federal 1 de La Plata. Algunos legajos originales de la Unidad 9 continúan agregados a algunas causas que se están tramitando.

Idioma del material: español

Instrumentos de descripción: inventario por unidad documental

5. Área de materiales relacionados

Existencia y localización de originales

Los originales están en el depósito de la CPM ubicado en la sede de calle 54 número 487, entre 4 y 5 la Plata.

Existencia y localización de copias

Existe también una copia digital en la misma sede de la CPM (54 nro. 487, La Plata), y otra en la Sede de la Secretaría de derechos humanos de la provincia de Buenos Aires, calle 56 entre 8 y 9, La Plata.

 

Notas de publicación

Jensen Silvina, Montero, María Lorena «El itinerario de los “papeles” de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense desde la dictadura hasta hoy» UNS/CONICET y UNS

Jensen Silvina, Montero, María Lorena, La escritura epistolar como registro de la experiencia de encierro y represión en las cárceles argentinas (1974-1983)

6.   Área de notas

Notas

Un aspecto imprescindible para comprender la documentación que acá se presenta es que fue producida por las distintas Unidades Penitenciarias de la provincia de Buenos Aires pero su selección fue realizada por la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires en el marco de sus propias misiones y funciones.

Poner en contexto los documentos, implicará analizar a las dos instituciones productoras de documentación y sus lógicas político institucionales.

7. Área de control de la descripción

Nota del archivero

Esta descripción ha sido elaborada por el equipo de trabajo del Programa de Gestión y Preservación de Archivos de la Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires, conformado por: Julieta Sahade, Virginia Sampietro, Laura Albañir, Soledad Basterra, Ingrid Jaschek, Magdalena Lanteri, Esteban Soler.

Fecha de las descripciones: julio 2016- mayo 2019

[1] En el año 2000, la Secretaría Única de la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata, en el marco de la investigación de la Causa 1 de los “Juicios por la verdad”, secuestra documentación en la sede de la jefatura del Servicio Penitenciario Bonaerense ubicado en la calle 6 entre 35 y 36 de la ciudad de La Plata. La misma había sido separa por personal del SPB. Actualmente esa documentación continúa bajo custodia de la Secretaría Única. La CPM cuenta con una copia luego de haber realizado el trabajo de digitalización de los documentos. Aún no se ha protocolizado el acceso a través de la CPM.

[2] Usaremos la denominación que tiene desde 1997 hasta el presente de Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

[3] De acuerdo a lo manifestado por uno de los trabajadores entrevistados que participó en Sierra Chica, los carteles que identificaban a los legajos de subversivos, habían sido confeccionados recientemente.

[4] Jensen Silvina, Montero, María Lorena «El itinerario de los “papeles” de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense desde la dictadura hasta hoy» UNS/CONICET y UNS

[5] La archivista e historiadora Yamila Balbuena realiza en el 2007, bajo la dirección del área de Protección de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia, el primer informe de la documentación así como intervenciones en materia de identificación, clasificación y conservación.

[i] El presente informe fue realizado a partir de entrevistas a funcionarios y funcionarias de la Secretaría de Derechos Humanos (SDH) que estuvieron presentes en los secuestros de documentación que se llevaron adelante en las diferentes Unidades Penitenciarias de la Pcia de Buenos Aires así como de la lectura de cada una de las Actas confeccionadas. También fue considerado el informe que en el 2007 realizara la archivista Yamila Balbuena para el área de Protección de la SDH.