Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) repudia la decisión de los directivos de la agencia nacional de noticias Télam, avalada por el Sistema Federal de Medios Públicos, de despedir a 357 trabajadores de prensa. Los despidos de Télam se suman a otras medidas de vaciamiento en las señales y plataformas que producen contenidos públicos, vulnerando la libertad de expresión y lesionando gravemente el derecho a la comunicación de la ciudadanía. El Estado tiene el deber de garantizar una comunicación plural y de calidad; en ese escenario, los medios públicos desarrollan un fin social para la construcción de ciudadanía, la defensa de los derechos sociales y económicos y, por lo tanto, para el sostenimiento de la democracia.

Bajo el falaz discurso de modernizar la agencia de noticias y sin razones que justifiquen la medida el consejo directivo de Télam decidió despedir a 357 trabajadores, casi un 40% de los periodistas de planta, disminuyendo la capacidad de seguir brindando una comunicación plural y de calidad. Ante esta situación, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) se solidariza con los trabajadores despedidos y repudia una decisión que avasalla derechos laborales, cercena la libertad de expresión y vulnera el derecho a la comunicación de toda la ciudadanía.

Los despidos en Télam se suman a decisiones anteriores de la actual gestión del Sistema Federal de Medios Públicos que recortaron la planta de trabajadores del área de contenidos de la Televisión Digital Abierta (TDA), de las señales de Encuentro, Depor TV y Paka-Paka. En ese sentido, la CPM advierte con preocupación la definición de una política de vaciamiento de las señales, medios y plataformas que producen contenido público.

En consonancia con el derecho constitucional a informar y ser informado, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual había representado, en término legales, un importante avance al momento de definir la comunicación como un derecho y al Estado como garante del mismo. El repliegue del Estado en el mapa de la comunicación no hace más que fortalecer la posición de las empresas mediáticas que operan únicamente bajo una lógica comercial, y reproducen un esquema de mayor concentración simbólica y material.

Los medios públicos deben ser la expresión de un Estado democrático; en este marco, la agencia de noticias Télam tiene un rol central por su presencia en todo el país y por su capacidad para producir información. Su vaciamiento cercena la capacidad de efectivizar el derecho de acceso a la información y contribuye al deterioro de las condiciones que hacen posible escuchar otras voces capaces de poner en tensión aquello que los medios concentrados invisibilizan.

Nuestro reconocimiento al trabajo que realizan cotidianamente las trabajadoras y los trabajadores de Télam y nuestra solidaridad con su lucha representan una defensa del derecho a la comunicación y un pronunciamiento a favor de la pluralidad de voces y la democratización de la información. La CPM acompaña el reclamo que los periodistas de la agencia vienen realizando y exige que el Estado revea esta medida y fortalezca la producción y difusión de contenido público.

Share This