La Noche de los lápices

Las declaraciones de médicos forenses

La Nación | Fecha de publicación: 04.03.1999, sección Política

En La Plata, surgen indicios sobre los "vuelos de la muerte"

Autor: Martín Carrasco Quintana

LA PLATA.- En el juicio oral y público que se sigue en la Cámara Federal para determinar el destino de más de 2000 desaparecidos en esta jurisdicción durante el Proceso, declararon ayer cinco médicos que habrían firmado certificados de defunción de NN en dicho período. Uno de ellos, Carlos Pío Crosa, que cumplía funciones en la comisaría de Berazategui, relató que en una oportunidad debió reconocer un cuerpo con politraumatismos que había sido encontrado en la ribera del Río de la Plata, a la altura de Hudson. Por las heridas que presentaba el cadáver, el médico presumió que la persona había caído desde varios metros de altura.

Eso hizo que el público, en la audiencia de ayer, recordara todo lo dicho y escrito sobre los llamados "vuelos de la muerte", cuando los detenidos eran arrojados, semidormidos y atados, desde aviones sobre las aguas del río. En el lugar donde fue hallado ese cuerpo no existía ningún edificio, por lo que el médico presumió que había sido lanzado desde una aeronave. Los profesionales que declararon, además de Crosa, fueron Raúl Canestri, Néstor De Tomás, Ernesto Gelemur y Carlos Hid. Todos ellos, lo mismo que los tres facultativos que testimoniaron la semana última, trabajaron en la Dirección de Sanidad y Medicina Legal de la Policía de la provincia entre 1976 y 1982. Con sus testimonios, ratificaron que en la firma de certificados se violaron normas procesales federales y de la provincia, que obligaban a los médicos a denunciar penalmente cualquier muerte violenta. Además, según los testimonios, era habitual que se extendieran los certificados de muerte sin el cadáver a la vista.

Crosa recordó el hallazgo del cadáver de una mujer muy joven. El tribunal federal le facilitó un archivo de fotos de desaparecidas y en el reconocimiento dudó entre María Clara Ciocchini, Claudia Falcone (ambas víctimas de "la noche de los lápices") y María Elena Arguas. Por otra parte, Canestri y De Tomás aseguraron que los cadáveres que llegaban a la morgue eran numerados de manera correlativa. Miembros de la agrupación Hijos La Plata se concentraron ayer frente a la Cámara Federal y cuestionaron la investigación sobre el destino de las personas desaparecidas. El proceso en cuestión, para algunos de estos militantes, "no puede llamarse juicio, ya que no plantea la posibilidad de condena. Se cita a declarar como testigos a quienes deberían estar en la cárcel por ser cómplices y encubridores del genocidio". La APDH, en cambio, opina lo contrario.

© Copyright 1996-99 Clarín Digital. All rights reserved

Volver a recursos para el aula. La noche de los lápices