XVIII Convocatoria

Nuestra libertad es su amenaza. Construyamos el nosotres

A 36 años del fin de la dictadura cívico-militar, los desafíos que enfrentamos como sociedad en aquel momento siguen vigentes. Porque la democracia no se recupera un día y dura para siempre sino que se construye en cada presente.

Cada generación ha tenido sus desafíos.

Para quienes crecieron bajo la dictadura y las violaciones masivas a los derechos humanos perpetradas, el desafío fue superar el miedo a la participación, ganar las calles, aprender qué era la militancia política, la participación estudiantil, la organización popular, la lucha sindical, la educación en libertad. Todo eso implicó conocer el pasado inmediato, enfrentarse con el horror de la dictadura y los 30.000 desaparecides. Fue creer en la democracia y tener la certeza que la verdad y la justicia eran sus pilares fundamentales.

En aquellos tiempos se activó el pensamiento, la solidaridad, la pluralidad, el disenso, la libertad. Era el presente donde se hacía la historia.

Después vinieron los tiempos más difíciles de la democracia, donde se aprendió que también es posible votar gobiernos que atenten contra los intereses de las grandes mayorías. Fue el momento del neoliberalismo, cuando se privatizó el estado, el mercado se impuso como el ordenador del mundo y la única forma de salvarse era solo y contra los demás. Sin embargo, hubo muchos que siguieron participando, luchando por los intereses de todos y todas, creyendo que no se puede ser feliz si otres sufren la violencia de la desocupación, del hambre, del gatillo fácil. Aun en tiempos difíciles, muches siguieron activando el pensamiento, la solidaridad, la pluralidad, el disenso, la libertad. Siguieron haciendo la historia cuando desde el poder se decía que la historia había llegado a su fin.

Pero la historia no terminó. Esas luchas pusieron en cuestión las políticas neoliberales, el pueblo en la calle exigió un cambio de rumbo, un giro de la historia. Vino otro momento de conquista de derechos. Se anularon las leyes de la impunidad, mucha gente sin trabajo lo tuvo, disminuyó el hambre, aumentó el salario, dejó de crecer la deuda externa, el estado recuperó cierto protagonismo. Sin embargo, la segunda desaparición de Jorge Julio López, testigo en causas contra los genocidas, marcó lo aún pendiente. Entre otras cuestiones, siguió pendiente superar la gran brecha social entre ricos y pobres, luchar contra la tortura y el gatillo fácil, transformar las fuerzas de seguridad, fortalecer el estado, la escuela pública frente a la privada, seguir cimentando la solidaridad, la organización y sobre todo la idea de que no es lo que tenés o consumís lo que te hace mejor en la vida sino la realización con les otres en nuestra comunidad. Por eso muches siguieron activados, haciendo la historia: no se recluyeron en sus casas a disfrutar solos el bienestar sino que siguieron pensando que la felicidad no es posible si unos sufren la precariedad mientras otres disfrutan el privilegio.

Nuestro presente es difícil. Ha crecido la desocupación, la pobreza. Ha recrudecido la represión de la policía, la tortura en las cárceles. Se escuchan voces defendiendo la dictadura, relativizando la magnitud del horror. Les jueces le otorgan la prisión domiciliaria a los genocidas, se retrasan los juicios por los crímenes de lesa humanidad. Se persigue a les migrantes y a les que se organizan para defender sus puestos de trabajo.

Sin embargo las luchas no se detienen. Algunas incluso han crecido de manera irreversible como la que encabezan las mujeres, travestis, no binarias, trans, lesbianas, bisexuales e intersex y que enfrenta a las desigualdades y violencias de géneros.

Estamos acá. Reconstruyendo miles de relatos de nuestras comunidades, hemos escuchado, hemos tejido experiencias armando urdimbres con palabras que nos contienen.

Vamos conociendo nuestro pasado, comprendiendo mejor nuestro presente y nos estamos atreviendo a desear el futuro, a no esperar que nos llegue, sino a hacerlo.

Esto es lo que le proponemos en la XVIII Convocatoria: encontrarnos para seguir construyendo el nosotres.

 1. OBJETIVO

Promover en les jóvenes el sentido crítico sobre el pasado y el presente como parte del proceso de construcción de su identidad y afiliación a la sociedad a la que pertenecen, en el marco del proceso de profundización de la democracia.

2. LOS TEMAS DE LAS INVESTIGACIONES

Bajo el eje “Nuestra libertad es su amenaza. Construyamos el nosotres”, los grupos de trabajo deberán elegir un tema de investigación relevante en su comunidad. Para orientar la pertinencia del problema proponemos optar por alguno de los siguientes ejes:

  1. Biografías de desaparecides de la comunidad
  2. Debates sobre seguridad y derechos humanos
  3. Derecho a un ambiente digno
  4. Discriminación y exclusión social en la actualidad
  5. Episodios de violencia institucional en democracia
  6. Explotación laboral y trabajo infantil
  7. Género, derechos humanos y diversidades
  8. Guerra de Malvinas
  9. Practicas educativas de ayer y hoy
  10. Participación, militancia y protesta social
  11. Percepciones actuales sobre la dictadura
  12. Políticas y transformaciones económicas
  13. Vida cotidiana durante la dictadura
  14. Episodios locales de represión y resistencia en dictadura
  15. Luchas obreras y mundo del trabajo

IMPORTANTE: Quedarán excluidos de la convocatoria del Programa los temas NO conectados con violaciones a los derechos humanos: bullying, violencia escolar, embarazo adolescente, adicciones, seguridad vial, casos policiales (situaciones o delitos comunes que no ponen en cuestión el rol del Estado). La violencia policial, casos de tortura, golpes, hostigamiento policial o violencia institucional SI se enmarcan en la perspectiva de los derechos humanos. En estas situaciones, intervienen agentes de los organismos de control del Estado: casos de gatillo fácil o violencia policial son parte de las temáticas que nos interesa abordar desde el Programa con los jóvenes.

3. ¿QUIÉNES PUEDEN PARTICIPAR?

Pueden participar jóvenes y adultos de escuelas secundarias públicas y privadas; integrantes de organizaciones sociales, políticas y culturales de la provincia de Buenos Aires.

Se recibirá UN SOLO proyecto por institución.

4. ¿QUÉ IMPLICA SER PARTE DEL PROGRAMA?

  • Identificar y reconstruir acontecimientos significativos de las comunidades donde está inserta la institución participante.
  • Elaborar y desarrollar un proyecto de investigación.
  • Construir un relato que permita transmitir los resultados de la investigación.
  • Elegir y producir el soporte a través del que se transmitirá lo investigado: obra de teatro, documental audiovisual, música, libro, página web, fotografía, revista, instalación, u otros.