Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

Seleccionar página

El pliego no se aprobó por no contar la Comisión con el quorum necesario, por lo tanto no es un rechazo definitivo pero sí un paso más para eso. Además varios bloques legislativos expresaron desacuerdo con su designación.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y otros organismos de derechos humanos impugnaron formalmente la candidatura de Pedro Hooft (h) para ocupar el cargo de juez del Juzgado Federal 1 de Mar del Plata. En su momento, el actual secretario del fuero federal fue sancionado disciplinariamente por amenazar al fiscal que investigaba la posible participación de Pedro Hooft (padre) en delitos conocidos como “la noche de las corbatas”, dónde un grupo de abogados laboralistas de Mar del Plata fueron secuestrados, torturados y desaparecidos.

Es un promotor de la impunidad por los crímenes de lesa humanidad, por lo que, de hacerse efectiva su designación, pondría en riesgo la imparcialidad en las definiciones de un juzgado donde se tramitan causas vinculadas a violaciones a los derechos humanas cometidas durante la última dictadura militar.

La trayectoria de Hooft está marcada por su participación en la defensa de su homónimo padre y juez provincial, durante un juicio político -que se realizó en 2014- y que trataba su accionar durante la noche de las corbatas. El jury no prosperó.

Poco antes, Hooft (h) había sido denunciado por coacción por el fiscal Claudio Kishimoto, a cargo de la instrucción penal de esa causa. Coacción que incluyó la grabación clandestina de una conversación  y una amenaza bastante explícita: “No sé qué vamos a hacer con vos, por ahí te llevamos puesto”, recuerda Kishimoto sobre la amenaza que sufrió cuando fue increpado en su domicilio.  Por este hecho, la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata exhortó a Hooft a la “no repetición de tales actitudes reñidas con la ética”.

Al margen de la sanción disciplinaria, durante el juicio político, Hooft promovió públicamente la impunidad de los juicios por delitos de lesa humanidad. Una postura a contrapelo de lo sostenido unívocamente por la justicia en el proceso de juzgamiento de los hechos ocurridos durante la última dictadura cívico-militar.

En su impugnación, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) remarcó que más del 50% de las investigaciones judiciales por crímenes de lesa humanidad en la justicia federal de Mar del Plata se encuentran aún en etapa de instrucción y que varias causas tramitan en el Juzgado Federal N 1 de Mar del Plata, para el cual se postula Hooft.

En la impugnación enviada a los bloques de senadores, la CPM también había advertido sobre las contradicciones del informe psicológico y psicotécnico realizado a Hooft y que forman parte del expediente de su candidatura. Si bien en sus conclusiones lo considera apto para el cargo, el mismo informe observa que el postulado presenta “escasa adecuación al perfil requerido”.

La conformación de una justicia eficaz, independiente y equilibrada, requiere de jueces probos e idóneos, cuyas trayectorias avalen estos postulados.

Que Pedro Hooft no sea Juez Federal de Mar del Plata es un paso hacia ese horizonte que tanto cuesta alcanzar en esta democracia.

Share This
X