Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

En un desmedido despliegue de efectivos, la Policía de la provincia de Buenos Aires reprimió con balas de gomas y gases lacrimógenos a las y los trabajadores de Astillero Río Santiago que marchaban denunciando el vaciamiento de la empresa y defendiendo sus puestos de trabajo. Durante la represión, cinco personas fueron detenidas y muchas otras heridas, entre ellas un joven que fue atropellado por un móvil policial. Los cinco detenidos fueron brutalmente golpeados en la Comisaría 1ª de La Plata, hecho que investiga la fiscalía de turno. La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y ATE presentaron un habeas corpus ante el Juzgado de Garantías de turno solicitando su liberación. 

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) repudia la feroz represión de la Policía Bonaerense contra las y los trabajadores de Astillero Río Santiago que se manifestaban este mediodía en el centro platense en defensa de sus puestos de trabajo. La violenta represión se produjo, a su vez, tras la suspensión unilateral por parte del gobierno provincial de una reunión técnica que iba a realizarse por la discusión paritaria y la situación del astillero. En este marco, agentes policiales vestidos de civil y sin identificación detuvieron arbitrariamente a cincos personas que luego fueron brutalmente golpeados en la Comisaría, en una oficina que funciona como celda. Como consecuencia de esta golpiza, uno de ellos se encuentra internado en el Hospital San Martín.

La represión se dio en el marco de una movilización convocada por el gremio hasta la Gobernación; las largas columnas de trabajadores y trabajadoras se encontraron con un extenso cordón policial a la altura de la Plaza San Martín, donde comenzó la represión con balas de goma y gases lacrimógenos. Los cuerpos de policía avanzaron sobre la avenida 7, al mismo momento que desde el rectorado de la UNLP salía el cortejo fúnebre que acompañaba los restos de la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, referente de los derechos humanos e integrante de la CPM, Chicha Mariani.

La represión dejó varios heridos, entre ellos un joven que fue atropellado por un móvil policial ocasionándole lesiones de gravedad. Durante el despliegue represivo, gases lacrimógenos fueron arrojados sobre micros de pasajeros que circulaban por el lugar y algunos cayeron en los balcones de edificios de viviendas. Por el lugar circulaban familias y niños y niñas que también fueron afectados por la represión.

Estas irregularidades fueron denunciadas por la CPM y ATE en el habeas corpus correctivo y preventivo presentado ante el Juzgado de Garantías de La Plata, a cargo de Guillermo Atencio. “Un procedimiento policial abusivo y desmedido, oficiales de la Policía Bonaerense vestidos de civil y sin la identificación correspondientes realizando detenciones, otro manifestante fue atropellado por un móvil policial ocasionándole lesiones de gravedad”, precisa el escrito presentado por el organismo.

“Todos los hechos descriptos dan cuenta de un procedimiento abusivo y desmedido por parte de los funcionarios policiales, pudiéndonos encontrar frente a privaciones ilegales de la libertad y agravamiento de las condiciones de detención”, remarcó la CPM en el habeas corpus al mismo tiempo que solicitó la liberación de los detenidos.

En el último Informe Anual, advertimos que, en un contexto de conflictividad social producto de la regresión en el acceso a derechos, el Estado asume estrategias represivas que no hacen más que incrementar la violencia. La decisión estatal de reprimir y judicializar la protesta y los conflictos sociales debilita la democracia. La represión a las y los trabajadores de Astillero Río Santiago es un ejemplo más de esa política de Estado.

Share This