Arqueología de la ausencia

Composición:

  • Ensayo fotográfico de Lucila Quieto.
  • 35 fotografías de 36 x 30 cm.

Acerca de la muestra:

Una adolescente en la calle y un hombre joven que la mira. Hay que saber algunas cosas para comprender que es una foto imposible: que Lucila, la chica de la foto no había nacido cuando Carlos, el joven, fue secuestrado durante la última dictadura militar, en agosto de 1976. Y que Carlos es el padre de Lucila. Con fotos suyas y de otros HIJOS, Lucila Quieto armó una serie de fotos familiares imposibles.

El procedimiento técnico en todos los casos fue el mismo: proyectar la diapositiva grande y decidir con el hijo o la hija dónde se va a poner. De este modo la autora logra que los jóvenes «visiten» las viejas fotografías entablando un diálogo tan imposible como necesario, inscribiéndose en la escena familiar.

«Pedí a cada hijo que buscara en sus cajas una foto de su padre, que luego reproduje en diapositivas. Las proyecté sobre una pared y les pedí que se introdujeran entre la cámara y la imagen» explica la fotógrafa nacida en 1977. Lucila recuerda que todo comenzó con un cartel puesto en la sede de H.I.J.O.S que decía: «si querés tener la foto que nunca tuviste, ahora podés». Muchos se entusiasmaron. Algunos tenían alguna foto con sus padres, pero de chiquitos: «la hicimos de nuevo, pero ahora tenían la misma edad que sus padres o eran mayores».Me impresiona el resultado: en la foto los tiempos se pierden, los tiempos se unen», expresó la autora.

Para más información comunicate con el MAM:

Tel.: (221) 483-5590

E-mail: museo@comisionporlamemoria.org