Muestras Itinerantes

El Museo de Arte y Memoria ofrece a todas aquellas organizaciones sociales, escuelas, centros culturales e instituciones interesadas sus Muestras Itinerantes. Además del préstamo de la muestra ofrece asesoramiento para el montaje y el servicio educativo.

Las muestras se prestan por 15 días, se deben solicitar con anticipación y el traslado de las mismas queda a cargo de la Institución que la solicita.

Todas aquellas instituciones interesadas en solicitarlas deben comunicarse a museodearteymemoria@speedy.com.ar, o telefónicamente al 0221- 4835590 (de lunes a viernes de 14 a 19 hs.).

>>CUIDADO DE LAS MUESTRAS

Las muestras disponibles son:

> Malvinas. Las islas en el continente.

Revistas y publicaciones contemporáneas a la guerra de Malvinas, documentos, cartas, fotos, historietas y ensayos fotográficos de Diego Paruelo y Gonzalo Mainoldi constituyen el punto de partida de una reflexión sobre los modos en que la guerra de Malvinas atravesó a la sociedad argentina.

Descripción de la muestra:

Esta muestra está compuesta por las siguientes obras:

- "2 de Abril" Fotografías de Diego Paruelo. 16 fotografías en blanco y negro montadas sobre fibrofácil de 29 x 21 cm.

- "Volver" Fotografías de Gonzalo Mainoldi. 8 fotografías en blanco y negro montadas sobre fibrofácil de 40 x 26 cm.

- "La mesa de las cartas" (Objeto) Mesa de fibrofácil con base de acrílico trasparente, con tres cajones que contienen cartas de soldado, familiares y personas en general que fueron escritas durante la guerra de Malvinas; algunas enviadas y recibidas y otras no. Medidas: 90 cm de lado y 80 cm de altura.

- "Notas en el andén" (Móvil) Móvil de fibrofácil con notas dejadas por los soldados en el andén de la estación de trenes de la localidad de Cabildo cuando eran trasladados. Medida: 80 x 80 cm (Superficie que va colgada contra la pared) 12 cm de espesor, espacio que contiene los soportes de acrílico que contienen las notas unidos con tanza.

- "Las islas en los medios" (Paneles con soportes) 6 paneles de fibrofácil con collage de revistas, diarios, viñetas y material gráfico publicado durante la guerra de Malvinas. Medidas: 50 cm x 1,30 m cada panel. Los soportes son columnas de fibrofácil con bisagras que unen los paneles entre sí, miden 1,52 m de altura.

> Paisajes de la Memoria

- Cuadros con vidrio de 20 x 30. Alrededor de 30.

- Treinta fotografías que muestran las diferentes marcas urbanas en la provincia de Buenos Aires.

- Producción colectiva: Ana Paula Far Puharre, Diego Sandstede, Alejo Garganta Bermúdez, Alfredo Srur y Sergio Pirola.

"Recordar: del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón" Señalar, denunciar, recordar. Hacer presentes las ausencias. A las huellas inevitables de la dictadura más atroz que asoló al país, oponer las marcas de la vida y de la memoria.

A lo largo de casi 20 años, la sociedad argentina comenzó a crear espacios comunes de recordación. Las plazas, las calles, las paredes, las dependencias públicas, empezaron a llenarse con los nombres de los desaparecidos. Con homenajes y reconocimientos a los que lucharon y luchan por la verdad y la justicia. Marcas que señalan los lugares del horror y se enfrentan cada día contra las políticas del olvido.

Esta muestra da cuenta de una parte de ese paisaje: los trabajos de la memoria en todo el territorio provincial.

En 1976, el general Ibérico Saint Jean dijo: "ganaremos la guerra por las armas, y ganaremos la guerra por las almas". Cada árbol, cada placa que recuerda a los desaparecidos, cada marca que señala incómodamente los lugares del horror, demuestra que no lo han logrado.

Que hay miles y miles de argentinos que se empeñan, obstinadamente, en seguir luchando por la verdad, la justicia y la memoria.

> Imágenes robadas, imágenes recuperadas

26 cuadros, de 30 x 40. Tres núcleos temáticos.

- Selección de fotografías del Archivo de la Dirección de Inteligencia de la Policía Bonaerense

- Producción y curaduría: Helen Zout

Las fotos que integran esta muestra fueron tomadas por agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA). Las cámaras de la DIPPBA dispararon, marcaron, persiguieron y sentenciaron a militantes políticos, sociales y gremiales. Todas estas prácticas fueron establecidas por la inteligencia estatal dedicada a capturar y a poner en foco los rostros, los cuerpos, los andares, las pertenencias, los lugares, las vidas de miles de hombres y mujeres durante más de medio siglo. Fotos que marcan y señalan a las victimas. Fotos robadas, tomadas como botín en distintos procedimientos, quizá en el intento de arrebatar también los recuerdos mas personales. Fotos que procuran capturar la movilización y la protesta social en las calles. Que buscan el detalle de los rostros. Que detienen el gesto de un encuentro. El despliegue de una bandera o el paso lento de una marcha. Fotogramas en serie. Primeros planos de detenidos. imágenes de acontecimientos familiares. De viajes y asambleas gremiales. Fotos que exhiben lo arrebatado tras allanamientos y secuestros. Estas son las imágenes que ilustran centenares de legajos del Archivo de la Dirección de Inteligencia de la Policía Bonaerense. Sin embargo la fotografía no es la mera transparencia de lo ocurrido. En cada una de ellas existen otros mensajes. Código de otros tiempos. Sentidos guardados que permiten legitimar memorias vulnerables. Porque al fin, estos documentos fotográficos son también el registro de los sueños, las derrotas y las luchas de varias generaciones. Rastros únicos que nuestra historia política. Imágenes robadas y ahora recuperadas para el conjunto de la sociedad. Compartir esta selección de fotos buscando juntos resignificarlas, es la forma de contribuir para que quienes fueron espiados y asechados, puedan recuperar un lugar en la memoria colectiva.

> Buena Memoria

Una foto de 1 metro por 70 cm. (La foto del colegio nacional, escolar) (sin vidrio)

10 cuadros (retratos) de 40 x 60.

4 cuadros de 50 x 70 (los reflejos: fotos actuales tomadas en la muestra cuando vieron las otros fotos en el Colegio).

1 cuadro de 1 mt x 70 (jugando a morir, va acompañado por un video).

1 cuadro de 30 x 30 "Fernando en la ESMA" (última foto de Fernando, su hermano desaparecido).

1 cuadro de 30 x 50 Fernando en La Boca

1 cuadro de 30 x 50 Fernando en la pieza

2 cuadros de "podríamos ser fotógrafos" de 40 x 50 (Martín y Marcelo).

1 foto 1 metro x 70 (tres en el bote: los tres hermanos navegando en el río).

2 cuadros 1 metro x 70 (prohibido permanecer en este lugar y "tío Salomón": tienen que ir cerca del río).

Una foto de 50 por 70 (foto del río). (sin vidrio)

- Fotografías de homenaje a ex alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires.

- Producción: Marcelo Brodsky

La muestra fotográfica de Marcelo Brodsky sobre quedará inaugurada el martes 18 de noviembre en el Museo de Arte y Memoria (calle 9 nro. 981) a las 18 hs. "Buena memoria" es un ensayo fotográfico de Marcelo Brodsky que propone reflexionar sobre la experiencia de su generación y sobre las ausencias que la marcaron. "Buena Memoria" recorre a través de fotografías, video y textos la evolución personal y colectiva de un curso de alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires signado por las desapariciones y la violencia del terrorismo de estado instaurado durante la última dictadura militar. Esta muestra se ha expuesto en Argentina, Brasil, Perú, Italia, Alemania, Suecia, Chile, Uruguay, España, Israel, Bélgica, Holanda, República Checa y EEUU entre 1997 y el 2003. Marcelo Brodsky toma como punto de partida de su trabajo una foto grupal de su división de primer año del Colegio Nacional de Buenos Aires, tomada en 1967. Luego interviene plásticamente esa foto con inscripciones sobre el destino de sus compañeros, a quienes además retrata en la actualidad. "Cuando regresé a la Argentina después de muchos años de vivir en España acababa de cumplir 40 años y quería trabajar sobre mi identidad", explica Brodsky. "Empecé a revisar mis fotos familiares, las de la juventud, las del Colegio. Así fue que encontré el retrato de nuestra división del Nacional y sentí la necesidad de saber qué había sido de la vida de cada uno de ellos". El artista convocó a una reunión a sus ex compañeros del Nacional y les propuso además hacer un retrato de cada uno. "Amplié a un gran formato la foto del 67 para que sirviera de fondo a los retratos individuales y pedí a cada uno que llevara consigo un elemento de su vida actual". Brodsky se propuso completar la tarea retratando a los compañeros del curso que no habían asistido a aquella primera reunión. Algunas de esas fotos fueron hechas en España y Nueva York. Poco tiempo después en octubre de 1996 la Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora junto con el Centro de Estudiantes del Colegio Nacional y un grupo de ex alumnos organizaron un acto para recordar a los alumnos que desaparecieron o fueron asesinados durante la última dictadura militar."Después de 20 años las autoridades del Colegio aceptaron por primera vez que recordáramos a los que faltan. Fue un hecho histórico" afirma el fotógrafo. Lo cierto es que los retratos en los que Brodsky venía trabajando fueron exhibidos en el Colegio Nacional Buenos Aires como parte de ese acto homenaje a los 98 alumnos y ex alumnos desaparecidos y muertos en los años 70. El reflejo de las caras de los actuales estudiantes del colegio sobre el vidrio que cubría las imágenes expuestas fue registrado por la cámara de Brodsky y constituye otra parte fundamental de "Buena memoria", representando el momento de la transmisión de la experiencia entre generaciones. La muestra se completa con otros dos capítulos donde la biografía del autor se cruza con la memoria colectiva: "Martín, mi amigo" y "Nando, mi hermano".

>Represión en la Cultura

Cuadros de 40 x 40 cm., con vidrio.

Cantidad: 38 cuadros (se puede adecuar para que sean menos).

- Fotografías -reprografía de documentos Archivo DIPBA

Ya mucho antes del 24 de marzo de 1976, se sabía que la lucha en el terreno cultural era un problema central para cualquier dictadura, y que a sus efectos, le resultaba necesario desarrollar una estrategia en este campo. Sobre esto último, intenta dar cuenta la exhibición permanente de tapas de discos. Una interesante propuesta visual, que logra poner en conocimiento la pedagogía del censor y su compleja estructura de control, alternando el arte de tapa de discos -acusados de ser difusores de ideología marxista- con informes especiales emitidos y archivados por la secretaria de inteligencia del Estado. Desde la música de Rodolfo Mederos, pasando por Quilapayun, Los Olimareños, Cafrune, Viglietti y Mercedes Sosa, hasta cancioneros populares prohibidos como los del chileno Víctor Jara entre otros, supieron sobrevivir a un proyecto de desaparición metódica de imágenes, discursos, símbolos y tradiciones.

>Nexo

Fotos enmarcadas con vidrio de 40 x 60 cm. (alrededor de 21)

- Fotografía - Marcelo Brodsky

Nexo aborda algunas de esas consecuencias, e intenta profundizar en la forma de recordar, en cómo ir cosiendo la memoria y trasmitiendo experiencias a las nuevas generaciones. El siglo pasado, marcado por la muerte y la violencia, inicia el proyecto con referencias cronológicas en las que se mezclan la experiencia personal y colectiva. Cronologías en mármol, reconstrucciones, archivos personales con documentos y caracoles.. Una de las indagaciones que desarrollan las relaciones entre la experiencia de uno y la de la sociedad, es el trabajo con mis fotos de archivo tomadas durante el exilio en Barcelona. Un conjunto de reflexiones acerca de la identidad, y el rito de pasaje marcado por el abandono del país y la adopción de un nuevo espacio de crecimiento y reflexión. En las fotos, un testimonio. La búsqueda de justicia y de verdad está presente en las fotos de los archivos de los juicios a las juntas militares. Carpetas apiladas con información guardada, historias de vidas truncadas. Archivos pasando de mano en mano. Narraciones tácitas, que esperan ser conocidas, imaginadas, recordadas. Los ejercicios populares de la memoria están presentes en el bosque de la memoria de Tucumán, donde los árboles dedicados a cada desaparecido por su familia crecen, mientras su identificación con la víctima se desvanece, desaparece de nuevo. La reconstrucción del Pañol de la ESMA, el lugar donde iban a parar los objetos personales de los que faltan, apilados, desinfectados, privados de su relación con la persona que los tenía en casa , cargados en su banalidad con el espanto de la ausencia. Los libros desenterrados del jardín, con sus frases desarmadas y sus hojas superpuestas, recuperadas del olvido tras su rescate del suelo. Palabra rota, reconstruida y reelaborada, que mantiene sus significados y permite distintas lecturas, conexiones arbitrarias, discursos latentes. Todo está relacionado, y la interpretación de esa relación es el nexo que el ensayo procura desvelar. Concluyendo con unas piedras encontradas en el predio en construcción del parque de la memoria, piedras enormes, granitos con textos rotos, la fachada fragmentada en rocas de la AMIA , rescatada de la costa del Río de la Plata, del mismo río al que tiraron a los desaparecidos.

>Instantáneas, 30 años con memoria

13 Cuadros de 50 por 60 cm.

Comprende una selección realizada por la Comisión por la Memoria, de doce fotos que recorren los últimos 30 años en la Argentina y que construyen un álbum fotográfico, desde el golpe de Estado de 1976 hasta nuestros días. Una selección con momentos relevantes que nos ayude a comprender las raíces del presente. Las fotos son acompañadas por un corto documental con audio de época.

>Como un león

Paneles de 80 x 160 cm. y 11 fotografías documentales de 40 x55 cm.

En vida fue de todo un poco o de todo bastante: seminarista, aviador comercial, guionista de films publicitarios y de largometrajes, vendedor callejero de libros, militante, vagabundo, náufrago, profesor en escuelas secundarias. De cada uno de esos oficios terrestres, aéreos o acuáticos, algo le quedó en las ganas, en la mirada, en las manos, y dejó huellas profundas en su escritura. Por sobre todo, Haroldo Conti fue escritor y periodista. Pero si lo recordamos es porque aun siendo un hombre paradigmático de su época, trascendió las marcas, los mandatos y los equívocos de esa época de la cual participó tan apasionadamente. Fue secuestrado de su casa por un grupo de tareas de la dictadura el 5 de mayo de 1976. Y desde entonces su familia y sus amigos lo buscan. Haroldo Conti es uno de los 30.000 detenidos, desaparecidos y asesinados por la dictadura. Esa búsqueda obstinada que comenzaron los más cercanos a él, se transformó en una búsqueda colectiva que tratando de reconocer sus huellas en cada lugar que frecuentó y en cada una de sus páginas, se está preguntando acerca de quiénes somos y adónde queremos ir. Esta muestra es parte de la búsqueda, de los interrogantes y de la construcción de respuestas. La Comisión por la Memoria agradece a la familia de Haroldo Conti, especialmente a sus hijos Marcelo y Alejandra, haber acercado fotos, documentos personales, escritos literarios y periodísticos de su padre.

>Arqueología de la Ausencia

35 fotografías de 36 x 30 cm.

Una adolescente en la calle y un hombre joven que la mira. Hay que saber algunas cosas para comprender que es una foto imposible: que Lucila, la chica de la foto no había nacido cuando Carlos, el joven, fue secuestrado durante la última dictadura militar, en agosto de 1976. Y que Carlos es el padre de Lucila. Con fotos suyas y de otros HIJOS, Lucila Quieto armó una serie de fotos imposibles.

El procedimiento técnico en todos los casos fue el mismo: proyectar la diapositiva grande y decidir con el hijo o la hija dónde se va a poner". De este modo la autora logra que los jóvenes "visiten" las viejas fotografías de sus padres entablando un diálogo tan imposible como necesario, inscribiéndose en la escena familiar.

"Pedí a cada hijo que buscara en sus cajas una foto de su padre, que luego reproduje en diapositivas. Las proyecté sobre una pared y les pedí que se introdujeran entre la cámara y la imagen" explica la fotógrafa nacida en 1977. Lucila recuerda que todo comenzó con un cartel puesto en la sede de H.I.J.O.S que decía: "si querés tener la foto que nunca tuviste, ahora podés". Muchos se entusiasmaron. Algunos tenían alguna foto con sus padres, pero de chiquitos: "la hicimos de nuevo, pero ahora tenían la misma edad que sus padres o eran mayores".Me impresiona el resultado: en la foto los tiempos se pierden, los tiempos se unen".

> Desexiliando historietas

Gigantografía de la muestra: Carta “Hijas e hijos del exilio”, papel

Historieta: montadas s/fibrofácil con acrílico

Fotos y cartas del exilio: Fotografías montada s/fibrofácil 20 x 30 cm.

Producida por hijas e hijos de exiliados políticos de la última dictadura militar, la muestra intenta a través de fotos, cartas y una historieta, recuperar la memoria histórica. Lucía, una de sus integrantes dice: "Acompañamos reivindicaciones y marchamos en defensa de los derechos humanos. Hoy seguimos encontrándonos en la historia de cada uno y denunciamos que EL EXILIO ES UNA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS."

>Rostros, fotos "sacadas" de la ESMA

De Víctor Basterra

48 cuadros de 30 X 40

10 fotografías 40 X 50

"Rostros, Fotos sacadas de la ESMA" nos muestra retratos de represores de la Escuela de Mecánica de la Armada y retratos de detenidos desaparecidos. Unas y otras fueron sustraídas de ese centro clandestino por Víctor Basterra (ex - detenido desaparecido), que puso en riesgo su vida: para dar testimonio, para que nadie sea olvidado, para que se conozca la cara de los represores, para que sus crímenes no queden impunes.

Obras que acompañan la muestra. (Opcional).

“ARTE DE LA NATURALEZA” Esculturas de Diego Budiño:
Tres esculturas de aproximadamente 1,5 m. de altura por 1,5 m. de diámetro. Realizadas en madera y metal.

"HERMANOS DE SANGRE". Documental de Fabián Vittola.
Stella Maris Montesano -embarazada- y Jorge Ogando vivían en La Plata junto a su pequeña hija Virginia. Ellos fueron secuestrados por personal policial-militar. Virginia fue criada por su abuela Delia Giovanola. A través de distintos testimonios se pudo establecer que Stella Maris dio a luz en el Pozo de Banfield el 5 de diciembre de 1976. Allí nació un bebé que sus padres llamaron Martín y cuyo destino se desconoce. La búsqueda de la familia Montesano-Ogando los lleva a la Fundación de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Con la ayuda de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo y de otras instituciones Virginia Ogando continúa la investigación sobre el destino de su hermano Martín y de todos los jóvenes cuya identidad ha sido robada
Duración: 50 minutos

>Cruces, idas y vueltas de Malvinas

De María Laura Guembe y Federico Lorenz

55 Fotos y textos montados sobre fibrofácil. Medidas: 20 x 40: una foto, 30 x 40: 24 textos y 21 fotos. 70x 50: 5 fotos, 70 x 1 metro: 3 fotos, 60 x 80: 4 textos

Gigantografía presentación de la muestra

La muestra Cruces propone un nueva mirada sobre Malvinas. Fotos inéditas sacadas por los mismos soldados durante la guerra, junto a otras capturadas por los británicos. Dicen los compiladores del trabajo: "De esa guerra, la guerra cotidiana, sabemos muy poco. Muchas fotos se perdieron para siempre: quemadas, o simplemente ausentes hasta que alguien las encuentre entre los despojos de la batalla. Sin embargo, los que las tomaron recuerdan cada detalle de la imagen, en la punta de un cerro, y vuelven a contarla. Algunas, que se exhiben aquí por primera vez, fueron. Fue una doble derrota: la pérdida de las islas, y la posibilidad de anclarlas en un recuerdo material. Pero muchas fotos volvieron y, sin embargo, no circularon. ¿Por qué? Responder a esta ausencia es comenzar a respondernos acerca de las formas en las que los argentinos lidiamos con el pasado reciente, el lugar que le damos al recuerdo entendido como un gesto de doloroso respeto, pero también como una forma de asunción de responsabilidades."

>Memoria y olvido de la guerra civil española | De Belchite a Gernika, recreación visual del conflicto e investigación de la memoria histórica

De Eduardo Arreseygor

Gigantografía. Texto de la muestra. 0,85 x 0,60 cm.

Texto s/foamboard “Belchite”. 0,60 x 0,40 cm.

Belchite. Serie de 3 fotografías montadas s/ chapadur. 18 cm x 300 cm c/u. Las mismas deben colocarse una sobre las otras con espacio en medio de ambas.

Belchite. Serie de 2 fotografías montadas s/ chapadur. 24 cm x 300 cm c/u. Las mismas deben colocarse una sobre la otra con espacio en medio de ambas.

Belchite. Fotografía s/loneta. 167 cm x 0,70 cm.

Fuerte San Cristobal. Pamplona. Serie de 2 fotografías montadas s/ chapadur. 34 cm x 300 cm c/u. Las mismas deben colocarse una sobre la otra con espacio en medio de ambas. Epígrafe “Fuerte de San Cristobal” 30 x 21 cm.

Serie de 7 fotografías montadas s/ fibrofacil de 34 cm x 30 cm c/u. Las mismas deben ubicarse en hilera en sentido horizontal con espacio en medio de cada una. Epígrafe “Cartas” 30 x 21 cm.

Loneta acrílica, fotografía de “Guernika”. 190 x 152 cm.

Texto s/foamboard. “Bombardeo a Guernika”. 0,60 x 0,45 cm.

Texto s/foamboard. “Fusilamiento y desaparecidos”. 0,87 x 46 cm.

Texto s/foamboard. “Sociedad de Ciencias Aranzadi”. 0,60 x 0,40 cm.

Gigantografía. Texto. Nombres de fusilados/desaparecidos. 0,90 cm x 143 cm.

Fotografías intervenidas que intentan recrear el conocido bombardeo de la ciudad vasca de Gernika, junto a otros episodios de la Guerra Civil menos conocidos en nuestro país: la destrucción del pueblo de Belchite por las tropas franquistas -hoy día un pueblo fantasma- y la vida en el fuerte prisión de San Cristóbal, en las cercanías de Pamplona y también abandonado hoy.

>Nunca Más

De León Ferrari

18 Collages y fotomontajes enmarcados, con acrílico de 42cm x 55 cm. Sin epígrafes.

Texto de la muestra enmarcado con acrílico de 42cm x 55 cm.

León Ferrari toma el Nunca Más y lo hace imagen desde su perspectiva.

El cristianismo reserva el castigo eterno para los disidentes, el catolicismo dentro del cristianismo va un poco mas alla con la idea del infierno y los suplicios eternos.

León Ferrari desde su perspectiva traza una vinculación entre las atrocidades de la dictadura católica con las crueldades del cristianismo del antiguo y el nuevo testamento, pasando por el nazismo.

..."no importa si el infierno es real o no, lo que importa es que está en la cabeza de la gente desde hace miles de años. Y es lo que ha provisto, y provee, de justificación para matar gente. Desde las Cruzadas a la dictadura en muestro país..." León Ferrari.

Los infiernos pintados estan conectados en la muestra de Ferrari con los infiernos reales, los que se vivieron en la Tierra, en este caso el que vivimos hace 30 años en nuestra patria.

>Nosotros por López

10 afiches sobre fibro fácil de 50 x 60 cm.

La serie refleja algunos de las manifestaciones públicas en reclamo de la aparición de Jorge Julio López, desaparecido el 18 de septiembre de 2006, durante el juicio al represor Miguel Etchecolatz.

>El Devotazo

Fotografías  Alicia Sanguinetti

23 fotos enmarcadas con vidrio.
Medidas: 42 x 52: 13 fotos; 50 x 50: 9 fotos; 52 x 52: una foto.

El 24 de mayo de 1973 ya se olía la libertad. Ese día a la mañana hubo visita y, gracias a que la disciplina carcelaria se había relajado, el hermano de Alicia Sanguinetti pudo ingresar una cámara fotográfica. Ella consiguió sacar algunas pocas fotos, mientras se autocuestionaba por no estar cociendo las banderas y pancartas que las distintas organizaciones políticas preparaban para la liberación.
Cuando la represión fue avanzando, la madre de Alicia enterró el rollo junto con cartas de la cárcel y las que se mandaba con su compañero  -hoy desaparecido-  en el jardín de una casa de Ituizangó.
En 1983 fueron desenterradas y Alicia se reencontró con los rostros de Susana Schneider y Toti Villafañe, que se había fugado del penal de Villa Urquiza en Tucumán, y con una de las fotos más queridas, la de Diana Triay y María Antonia Berger, donde se las ve preparando un mate cocido

>Para la Libertad

Cárcel y política, 1955–1973

Muestra colectiva producida por el Museo de Arte y Memoria

1 gigantografía de presentación de la muestra.

La muestra se organiza alrededor de cuatro núcleos: presos CONINTES, Presos de la Ley “Camarón”, Masacre de Trelew y “El devotazo”.

1) PRESOS CONINTES ESTÁ COMPUESTO POR:
5 paneles de 70 cm x 1,20 mt. de PVC; 2 lonetas de 60 por 1,20 con la ley CONINTES; 3 tablas de 25 x 50 cm aproximadamente; 1 tabla de madera con recorte de diario sobre ley de amnistía. (18 x 28); Para vitrina: 1 carta de Quito Burgos sobre papel; Dos fotos de Quito Burgos sobre tabla; 1 foto de Jorge Rulli sobre tabla; 2 panfletos de COFADE sobre tabla; 7 documentos de COFADE sobre tabla.; 1 carta de Juan Domingo Perón sobre tabla.1 DVD con entrevista a los presos CONINTES.
El segundo núcleo comienza con dos cuadros de transición a la ley CAMARON, de Ricardo Carpani (70 x 50)

2) PRESOS DE LA LEY CAMARON COMPUESTO POR:
2 lonetas con la ley llamada “Camarón”; 4 tablas de madera con panfletos de 25 x 30 cm (“gloria a los héroes de TRelew”, Víctor Fernández Palmeiro, Aniversario del cordobazo y panfleto de las FAR); 4 tablas de madera con afiches y pintadas de 20 x 30 cm.: Publicación El Combatiente, Es la Hora, Panfleto de Tosco y Jaime y pintada de Montoneros y FAR; 2 tablas de madera de Primera Plana censurada de 50 x 35 cm; 1 tabla de madera con la lista de elecciones de 1973 con presos políticos, 33 x 48 cms; 4 tablas de madera con Informes de la DIPPBA de aproximadamente 40 x 35 cm; collage de prensa: 9 paneles de 85 cm por 1,20 . Para vitrina: 1 panfleto de la FAR sobre tabla; 1 panfleto sobre Emilio Jáuregui sobre tabla; Foto de Alberto Camps sobre tabla; foto de Rosa María Pargas de Camps sobre tabla; foto del Dr.  Mario Abel Amaya sobre tabla; foto de Miguel Ángel Politti sobre tabla; tres cartas de Alberto Camps a sus padres sobre tabla; Poesía de Rosa María Pargas sobre papel.

3) MASACRE DE TRELEW COMPUESTO POR:
1 Foto de los sobrevivientes en la Habana (31 x 24 con vidrio); 5 Fotos de la conferencia de prensa en el Aeropuerto de Trelew, Foto de Luis Emilio Sosa, Aviones del aeropuerto. (aprox. 42 x 32 cm );
3 afiches sobre tabla (de 20 x 35 aprox.): Carpani, Ferrari, tapa de Nuevo Hombre; 1 tabla de 30 x 40 con publicación a un año de Trelew; 1 afiche de la Pueblada de Trelew (60 x 80) ; 3 tablas de madera con las declaraciones de Alberto Camps, sobreviviente (documento de la FAR) 18 x 28; 1 tabla de madera de 18 x 28 con comunicado del ERP; 1 tabla con Panfleto del ERP sobre Justicia popular para  Sosa (18 x 28); 5 fotografías de 32 x 42 (Alfredo Alonso, manifestaciones y marchas); 1 poesía sobre tabla de Rosa María Pargas (15 x 20)

4) LEY DE AMNISTIA, EL DEVOTAZO COMPUESTO POR:
1 gigantografía con la Ley de amnistía de 1973.; 23 fotografías del Devotazo (de tres medidas: 13 de 42x 52, 9 de 50 x 50 y 1 de 52 x 52); La muestra finaliza con dos gigantografías con los decretos de 1975;

 

Para la libertad, sangro, lucho y pervivo…
Miguel Hernández

En la Argentina, el período 1955-1976 estuvo signado por la violencia política. Un rasgo central fue la sanción de leyes especiales destinadas a reprimir las diversas formas de oposición política, y que, en consecuencia, gran cantidad de militantes terminaran en prisión. A los mecanismos más comunes del Estado de excepción, como el estado de sitio, se sumaron otros como los consejos de guerra para juzgar huelgas y actos de resistencia, o la implantación de la pena de muerte para el delito de secuestro y asesinato. Ya desde 1955, algunos estados excepcionales incluyeron la existencia de cárceles especiales o de máxima seguridad, para los saboteadores, los agitadores, los terroristas, los delincuentes subversivos. El propio Estado fue definiendo así la figura social del preso político.
La legislación de excepción puede funcionar, entonces, como un hilo conductor de estos años. Pero ese hilo enhebra otro: progresivamente la cárcel política se fue transformando en un espacio de aprendizaje y de sociabilidad. Muchos testimonios relatan cómo la prisión terminó siendo una “escuela de cuadros revolucionarios”; un sitio de encuentro entre militantes de distintas organizaciones; un lugar de estudio, de discusión, de resistencia. Un espacio de cooperación y un espacio de competencia. En la cárcel se partieron o se fusionaron organizaciones políticas. Desde la cárcel, Agustín Tosco produjo documentos para su gremio, Luz y Fuerza, y fue en la cárcel donde el militante y periodista Francisco “Paco” Urondo hizo la entrevista que culminó en “La patria fusilada”.
Y el hilo conduce también a otra experiencia: el nacimiento de las organizaciones de solidaridad con los presos. Grupos de familiares, como COFADE, de abogados, o vinculados con las organizaciones políticas y político–militares, funcionaron como nexos entre el afuera y el adentro. Denunciaron las torturas, las condiciones de encierro o la aplicación ilegal de la pena de muerte (1972, en Trelew). Pero además fueron el conducto a través del cual entraba y salía información política y personal de los presos.
La materia de estas memorias está hecha de las fotos que sacó Alicia Sanguinetti en Devoto el 25 de mayo de 1973, las pintadas callejeras después de la masacre de Trelew, los recortes periodísticos, las cartas de Alberto Camps a su padre, los poemas de amor de Rosa María Pargas a Camps, los libros, los documentos de la DIPBA, los papeles que guardó la madre de Jorge Rulli, los cuadros de Germán Gargano, la letra dura de la ley.
La violencia del Estado de excepción se enfrentó, entonces, con múltiples formas de resistencia dentro y fuera de las cárceles. Con esos hilos se teje esta muestra.

>En negro y blanco

Recopilación de obras fotográficas a cargo de Pablo Cerolini, producida por Reporteros gráficos

70 fotografías de 50 x 70 cm

Una mirada sobre el período de la historia nacional que va desde el Cordobazo hasta el Juicio a las Juntas, un período que conoció la dictadura más sangrienta y en la que la violencia del estado se descargó con toda su fuerza sobre las manifestaciones políticas del pueblo.
Participaron 43 reporteros gráficos y quince archivos de medios gráficos nacionales.

>Jóvenes en escena

13 afiches de 50 x 60 cm

Selección fotográfica de diferentes acontecimientos que tuvieron a los jóvenes como protagonistas de la escena pública, desde la década del 60 a la actualidad.

> Imágenes en la memoria

Muestra fotográfica de Gerardo Dell´Oro

26 fotos montadas sobre sintra (se cuelgan con tanza).

13 fotos de 20 cm  por 80 cm.

13 fotos de 40 cm por 60 cm.

Patricia tenía veinte años cuando se casó con Ambrosio. Los dos militaban en una unidad básica de Los Hornos. Un año después nació su hija: Mariana. La foto de los tres juntos no existe en los álbumes familiares. Quizás estaba, sin revelar, en la cámara fotográfica que sus desaparecedores se llevaron como botín de la casa. Por otras fotografías, Mariana conoció las caras de sus padres.  “Con pedazos sueltos”, fue armando su historia. Entre ellos, el testimonio de Julio López, que vio cómo la policía de Camps y Etchecolatz mataba a Patricia y Ambrosio en el destacamento de Arana, donde él también estaba desaparecido. Por ese relato, Mariana recibió, veinte años después, el último beso de su madre.
A partir de fotos propias y fotos tomadas por su padre, de pinturas, dibujos y grabados hechos por su hermana, a través de las palabras de Julio López, otra vez desaparecido, -ahora en democracia-, Gerardo Dell´Oro construye el álbum imposibilitado por los asesinos que venían a salvar a la familia y a la patria.
Imágenes en la memoria de una familia argentina.
Imágenes para la memoria de todos.

> Huellas

Muestra fotográfica de Helen Zout

22 fotos enmarcadas con acrílico de 45 por 45 cm.

El trabajo consiste en una serie de fotografías que intentan  reflejar las huellas  de la desaparición de personas,  en familiares y en sobrevivientes de los campos de concentración que funcionaron en el país entre el año 1976 y 1983.

Rostros apretados, desdibujados, duplicados, sobreimpresos, mirando a cámara, mirando al vacío, con los ojos cerrados. Ahí está el rostro de Jorge Julio López, fruncido en lo que parece una mirada interior. Otro rostro pertenece a un fantasma: ojos, agujeros calados en el trapo blanco que lo cubre; sólo que este fantasma viste camisa y corbata y tiene una pistola en cada mano. 

Las imágenes tienen la contundencia de una pesadilla. Y en cierto modo eso son. Veintidós disparos en blanco y negro,  producto de un trabajo de varios años que la llevó a entrevistarse con decenas de sobrevivientes de la última dictadura y, entre otras cosas, le valió ganar la prestigiosa beca Guggenheim en 2002.

- Texto de Osvaldo Bayer de presentación de la Muestra

> Heridas

Ensayo fotográfico de Alfredo Srur

22 fotos enmarcadas, con acrílico, de 40 por 50 cm.

Alfredo Srur llegó a uno de los barrios periféricos de Buenos Aires, en San Fernando, cuando el país entraba en el año 2001 en una de sus peores crisis en lo institucional y en lo económico. Allí conoció a distintas familias y a un grupo de jóvenes que lo acercaron a una realidad y un mundo desconocidos para quien no los frecuenta de manera habitual. Las calles angostas del barrio y la vida en la intimidad de las casas modestas se convirtieron en el tema de su trabajo por varios años. Un tema que aún sigue desarrollando y que lo aproximó, obsesivamente, a la comprensión de los diferentes hábitos y a los distintos códigos de quienes, lejos del confort de la clase media y con otras necesidades, llevan adelante sus vidas entre grandes carencias económicas y rodeados generalmente por la falta de acceso a la salud y la educación.

- Texto de del autor

- Poesía de César Vallejo

- Texto de Osvaldo Bayer

- Carta de Carlitos al Frente Vital

- Poesía de Carlitos

> Paz, pan, trabajo y libertad

6 lonetas de 80 cm por dos metros.

30 tablas sobre maderas de distintos tamaños para vitrina.

Línea de tiempo y gigantografía.

Un recorrido por documentos del archivo de la DIPPBA (Dirección de inteligencia de la policía de la provincia de Buenos Aires), que da cuenta de la resistencia del movimiento obrero a la dictadura militar entre los años 1976 /1983.

- Texto de introducción a la muestra
- Texto con los ejes temáticos

> La palabra jugada

Roberto Santoro

La muestra está compuesta por

4 poemas

12 cuadros

Línea de tiempo, cuadros de PVC, 16 cuadros

Copias de tapas de revista “Barrilete”

Informe sobre Trelew

Carpeta con grabados y poesías

DVD con corto sobre Santoro

Material para vitrinas (Volantes, poesías, afiches, grabados, publicaciones, etc)

- Texto de presentación de la muestra

> La aventura continúa

Héctor Germán Oesterheld

La muestra está compuesta por:

Libros (El eternauta, Ernie Pike, La guerra de los Antartes, etc)

Dibujo de Martín Barrios,

Collage con el Eternauta de Breccia

“Invasión”, fotos de Alfredo Srur

4 lonetas

Fotos del Escrache al comisario Baume

“Robinsones” video de Rafael Landea


El Viejo anda de nuevo por las diagonales

Fue acá, en La Plata. Eso se dijo. Acá por estas calles, como a tantos y tantos, lo chuparon. El resto, silencio, pretendieron. Pero seguro hay quienes saben. Se lo guardan. Se lo callan. Se lo esconden. Como si pudieran para siempre con la verdad, con la justicia, con el deseo, con la esperanza, con los sueños de tantos y tantos. Nos queda imaginar cómo fue. Imaginarnos que por la calle andaba solamente un viento solo. Y las persianas todas bajas, bajísimas, apretadas como dientes. Mudas ciegas sordas quietas. Que en poco tiempo los despertadores empezarían a confirmar, una vez más, la pesadilla: los que se fueron lejos, los cesantes, los hambreados, los perseguidos, los presos, los torturados, los que no se sabe dónde están y si están, y todo lo prohibido que era casi todo.

Y él caminaba por estas calles, desobediente al toque de queda. Mientras era tanto lo que ardía condenado en las hogueras del orden para pocos. Él caminaba, sabedor de que en una sociedad que no permite la aventura de vivir, la gran aventura es cambiar la sociedad. Sabedor, también, de que a veces la aventura puede ser como una herida abierta, y que entonces la apuesta es a vida o vida. Preguntándose, tal vez, ¿la aventura continuará? Quizás caminaba solo, él que había dejado escrito que el héroe verdadero no es el héroe individual sino el héroe colectivo. ¿Seguiría buscando? Él, que había dejado escrito el cristal se disgregará, sólo nos quedará un poco de polvo entre los dedos. Sabemos todo eso, pero lo buscamos igual.
Y así, clandestino, lo chuparon. Con sus equivocaciones, su aliento desvelado, su angustia, su alegría, su talento, sus broncas, su ropa arrugada de dormir con ella y su humanidad entera, nos lo robaron. Creen que se lo guardan. Pero andan sus historias de siempre, que siempre se las ingenian para ser otras. Anda él en ganas jóvenes y en asombros nuevos.

Por eso es importante traerlo de vuelta por estas calles, las del crimen impune. Traerlo al Museo de Arte y Memoria y que nos cuente y nos sacuda y nos deje pensando. Que esté con nosotros como estuvieron Carlos Alonso, Gorriarena, Rep, Haroldo Conti y tantos. Entonces no pudieron con sus palabras, las nuestras. No pudieron con el deseo, con la esperanza, con los sueños de tantos y tantos. No pueden para siempre con la verdad, con la justicia, con la imaginación. Él anda de nuevo por estas mismas calles. No está solo. Marchamos. Buscamos. La aventura continúa.