Entre 1972 y 1976, el bar y almacén de los Giménez fue lugar de encuentro de peones golondrinas, trabajadores de hornos de ladrillos y viajantes. Espacio de alfabetización y discusión política, todo junto. “La cueva”, como lo llamaban, se convirtió en el epicentro de los encuentros de jóvenes de la zona de Loma Verde.

Ricardo administraba el espacio, era su lugar en el mundo y la historia. Era militante de la Juventud Peronista zona norte, alfabetizador de adultos y redactor del periódico local “El actual”.

Tres meses antes del golpe Ricardo fue secuestrado. Es el primer desaparecido del partido de Escobar.

43 años después del golpe de 1976 comenzó a funcionar allí un merendero para les pibes del barrio. Hoy esas mismas paredes son un lugar, en el mundo y en la historia, para luchar contra el hambre y la desigualdad.

La historia la contaron les jóvenes de la EES 12 de Loma Verde, Escobar, entre ellos el sobrino nieto de Ricardo.

#estoeschapa

X