Carlitos tiene 16 años, vive y estudia en Florencio Varela. Desde que era muy chico, no se acuerda cuándo, trabaja en Constitución: hace free style en el tren.

Junto a un grupo de amigas y amigos que tienen más o menos la misma edad participaron este año del programa Jóvenes y Memoria y vinieron al encuentro de Chapadmalal. “Todos nosotros vendemos en los trenes, de ahí nos conocemos. Y somos como una familia”, explican.

Desde que eran niñes forman parte de un programa  que el servicio de Paz y Justicia ha sostenido por más de 20 años en la estación de Constitución para acompañar y contener pibes en situación de calle.

Si se ponen a pensar en las cosas difíciles que enfrentan cada día hablan de la policía. Dicen que en Constitución hay una salita donde llevan a les pibes que trabajan en el tren. Ahí los demoran, les pegan, les piden plata o les sacan la mercadería. Y lo mismo les pasa cuando quieren salir o entrar en el barrio que viven.

Cuando se ponen a pensar en el futuro le salen muchas ideas diferentes. Algunas chicas se ven como amas de casa. Uno quiere ser barbero. Y Carlitos dice que quiere “llegar a ser alguien y poder vivir de la música”.

“Un día un señor que sabe de política nos grabó, lo subió y se hizo viral”, dice Carlitos. Basta con escribir en el buscador de youtube “niños rapean en tren argentina” y aparece un video que tiene más de 40 mil reproducciones. Es el rap para presidente. Carlitos canta junto a un amigo: “Dicen que mi rap le molesta al presidente // Párese a mi lado y pregúntele a la gente // Cual de nosotros dos es acá el delincuente”.

.

#estoeschapa

X