Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

Seleccionar página

denunciAR

LOS DERECHOS HUMANOS SE DEFIENDEN ENTRE TODOS


La violencia institucional es violencia del Estado y como tal son violaciones a los derechos humanos. No son sólo prácticas rutinizadas por las agencias estatales sino parte de una política represiva del Estado. La violencia institucional es una técnica de gobierno y control social de determinados grupos sociales, mayoritariamente jóvenes y pobres, sobre quienes se despliegan selectivamente dispositivos represivos, torturas sistemáticas y muertes.

 

DENUNCIÁ LA VIOLENCIA POLICIAL

Muchas veces la policía viola derechos que todos tenemos, como el derecho a la vida, a la libertad, a la integridad física, a la intimidad, a través de prácticas ilegales. Entre muchas de estas prácticas es posible identificar:

  • detenciones ilegales
  • hostigamientos
  • allanamientos irregulares
  • cacheos en la vía pública
  • registros fotográficos
  • armado de causas
  • golpes
  • gatillo fácil

Si fuiste víctima o testigo de alguna situación de violencia policial comunícate con nosotros para que podamos asesorarte.

DENUNCIÁ LA VIOLENCIA JUDICIAL

Una persona debe acudir a la justicia por diferentes situaciones: porque fue víctima o testigo de un delito, o porque lo acusan de haber cometido uno. El acceso a la justicia es un derecho. Sin embargo, muchas veces este derecho se ve vulnerado por la indiferencia, la negligencia, la arbitrariedad, la discriminación o incluso la complicidad con el delito, de los funcionarios judiciales. Estas no son características individuales, sino que suelen ser rasgos propios del funcionamiento judicial.

Para obtener asesoramiento y para saber qué se debe hacer en estos casos comunícate con nosotros.

DENUNCIÁ LA VIOLENCIA CARCELARIA

Cuando una persona es detenida, el Estado solo puede privarlo de su libertad, pero no puede quitarle todos los demás derechos.

Todos los detenidos tienen derecho a que se respete su integridad física o psicológica, a que se atienda su salud, a que le den alimentación adecuada, a poder educarse y trabajar y a vivir en un lugar digno, limpio, con ventilación y calefacción.

Pero esto no se cumple.

En Argentina, las personas privadas de libertad padecen graves violaciones a los derechos humanos en los lugares de detención por parte del Estado Provincial y Nacional.
Siempre que se violan los derechos humanos cualquier persona puede denunciarlo, y los defensores, los fiscales o los jueces, tienen que tomarle la denuncia sin poner excusas.

Si sos víctima de violencia ejercida por agentes penitenciarios o tenés un familiar que lo está siendo, comunícate con la CPM para denunciarlo.

Enviá tu DENUNCIA

Share This