Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

La Comisión por la Memoria (CPM) repudia el violento ataque sufrido el jueves por Matías (un niño de 9 años con discapacidad) a manos de un agente de la policía bonaerense.

Cerca del mediodía, mientras Matías y su hermano (12) jugaban con un arma de juguete en la vereda de su casa en un barrio de Mar del Plata, un oficial de policía que circulaba en un patrullero se detuvo al verlos, se bajó y comenzó a golpearlo brutalmente mientras lo ahorcaba con una remera. Al escuchar los gritos de su hijo, la madre salió de su casa y lo encontró tirado en el piso, mientras el agente continuaba con los golpes y lo reducía.

La golpiza le ocasionó a Matías diversas heridas que dejaron marcas en su pequeño cuerpo. Desde la Comisaría explicaron oficialmente que se trató de una acción “protocolar”. No obstante,  un subcomisario se presentó en el lugar y pidió disculpas reconociendo la gravedad del hecho ocurrido. Otra fue la actitud del  agente autor del hecho, quien amenazó a la madre diciéndole que debía  agradecer que no se bajó con el arma y que debía enseñar a su hijo que no se apuntaba a un policía; todo esto sin registrar que el niño sólo estaba haciendo lo que los niños deben hacer: jugar con un juguete. Las armas de juguete no están prohibidas ni es delito jugar con ellas, cuestión que parece desconocer el agente público.

La CPM acompañó y asesoró a la madre del niño para realizar la denuncia penal, que fue canalizada a través de la Defensoría Pública. La CPM presentará además el lunes próximo la denuncia ante la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Provincial y realizará distintas acciones para la protección de la denunciante y el acompañamiento del niño.

Cómo consecuencia del hecho, el niño de 9 años, que padece un retraso madurativo, se encuentra muy afectado psicológicamente, llorando permanentemente, muy angustiado y temeroso de salir a la calle. Las heridas y escoriaciones provocadas por los golpes, el arrastre y ahorcamiento, constituyen torturas y malos tratos que deben investigarse y sancionarse de manera urgente.

La madre del niño es una conocida militante social y activista por los derechos humanos, integrante de la red de familiares víctimas de violencia institucional de la CPM, organizadora de actividades y marchas contra la violencia policial en Mar del Plata.

La CPM denuncia que no se trata de un hecho aislado y singular sino de una práctica cada vez más extendida y generalizada que sistemáticamente viene dando muestras de la violencia, arbitrariedad e impunidad con que operan las fuerzas de seguridad en el territorio.

Vivimos una época en la que se consolidan discursos oficiales que no sólo promueven sino que además avalan y felicitan el desempeño policial al margen de la ley, con la falsa excusa de dejarlos actuar libremente en la lucha contra el delito. También muchos medios de comunicación y empleados de estos medios despliegan discursos violentos y hacen apología de estos delitos que son violaciones a los derechos humanos.

La contracara de esto es el achicamiento de las políticas de niñez que se agudiza día a día. Mientras más se cercenan los derechos de las niñas, niños y adolescentes, el Estado más fortalece el uso de la violencia para contener un sector de nuestra sociedad que demanda atención específica.

Frente a esto, resulta indispensable defender el sistema de protección y promoción de derechos y extremar el cuidado de uno de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.

Por eso la CPM exige a las autoridades la investigación de lo ocurrido con Matías, el apartamiento inmediato del agente involucrado en los hechos denunciados, y el establecimiento oportuno de las responsabilidades institucionales y políticas que permitieron la comisión de este brutal y aberrante delito.

Share This