Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

Seleccionar página

La CPM expresa su preocupación y repudio por la destrucción parcial que sufriera el sitio de memoria del ex Centro Clandestino de Detención RIBA ( Regional de Inteligencia de la provincia de Buenos Aires) dependiente de la Fuerza Aérea, ubicado en Morón.

Cabe destacar que los lugares donde ocurrieron hechos ligados con la represión desplegada durante el terrorismo de estado están protegidos por la ley nacional N° 26.691. Esto obliga al Estado a realizar las acciones necesarias para preservar las evidencias materiales del genocidio perpetrado durante la última dictadura que todavía persisten el lugar.

La destrucción parcial del inmueble citado ocurrió el viernes 15 del corriente mes en horas del mediodía, a través de un incendio intencional que está siendo investigado por la justicia.

Algunos de los crímenes ocurridos en el ex CCD vandalizado ayer fueron juzgados durante el año 2016. Por el secuestro, tortura y desaparición de Patricia Roisinblit y José Manuel Rojo en RIBA fueron condenados el ex personal civil de inteligencia Francisco Gómez – también apropiador del hijo de ambos nacido en la ESMA -, Omar Domingo Rubens Graffigna y el ex jefe de la RIBA, Luis Tomás Trillo.

Otros hechos aún están pendientes de juzgamiento en tanto Patricia y José no fueron los únicos prisioneros de RIBA.

Es por ello que el tribunal también ordenó la señalización y preservación del lugar. Si bien ha sido señalizado, lo ocurrido muestra que no ha sido preservado.

El Estado ha incumplido entonces no sólo con la obligación que emana del marco normativo vigente sino también con la demanda de justicia que es de la sociedad toda.

Por ello, no sólo es imprescindible que se esclarezca lo que ocurrió, sino también que se restauren los daños materiales que no fueran irreparables, que se resguarde el lugar y se realicen todas las acciones necesarias para su puesta en valor.

El abandono y la negligencia por parte del Estado en el cuidado de estos lugares emblemáticos del terrorismo de estado y mojones imprescindibles de la memoria del futuro, es intolerable y se convierten en actos que propician el olvido y la impunidad.

Share This