Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

Seleccionar página

Juan Carlos Colombres es Landrú, el creador de íconos culturales que cambiaron para siempre la forma de hacer y pensar el humor gráfico en Argentina. Desde el absurdo y la irreverencia, construyó una obra crítica sobre la casta política y las normativas sociales y culturales de la sociedad argentina. Esa mirada le valió la censura en 1966 tras el golpe de Estado encabezado por Juan Carlos Onganía. La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) inaugura la muestra Breve historia universal de Landrú —realizada conjuntamente por la Biblioteca Nacional y la Fundación Landrú— en el Museo de Arte y Memoria (calle 9 N 984, La Plata) este jueves 18 de julio a las 19 horas.

Breve historia universal de Landrú es un recorrido por siete décadas de producción artística del escritor, periodista y dibujante Juan Carlos Colombres. Un recorrido que gira alrededor de lo que puede considerarse su primera obra: Génesis Novísimo, una suerte de biblia apócrifa que crea mientras cursa los estudios secundarios. Una obra escrita sobre un cuaderno espiralado Avon.

“Maravilloso estudio sintético del origen de la vida humana y el mundo”, dice el subtítulo de Génesis Novísimo. “Muchas teorías se han hecho en lo que respecta a la formación del mundo: yo tengo derecho a formular la mía, que sin lugar a dudas es la más explicable de todas”, escribía en 1939 el joven Colombres, mucho antes de ser Landrú, sobre la teoría cósmica, científica y gaseosa. En esa escritura comienzan a adivinarse casi todas las virtudes que definirán la obra del humorista gráfico hasta su retiro en 2008. Esas hojas del cuaderno espiral Avon son también el comienzo de la muestra Breve historia universal de Landrú que la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) inaugura este jueves a las 19 horas en el Museo de Arte y Memoria.

“Landrú recuperó y actualizó la antigua tradición de la sátira política, que está desde los inicios de la prensa gráfica en Argentina, y cambió para siempre la historia del humor gráfico en Argentina”, asegura José María Gutiérrez, curador de la muestra y jefe del archivo de historieta y humor gráfico argentinos de la Biblioteca Nacional. Gutiérrez destaca tres rasgos característicos de la obra de Landrú: el absurdo, la irreverencia y la simpleza.

Breve historia universal de Landrú fue realizada conjuntamente por la Biblioteca Nacional y la Fundación Landrú y presentada el año pasado cuando se cumplía el primer aniversario de la muerte de Colombres. La muestra reúne dibujos, manuscritos impresos y documentos originales inéditos del humorista argentino.

El recorrido por la muestra plantea varias propuestas; una es descubrir las distintas facetas profesionales y artísticas de Colombres: el escritor, el periodista, el humorista, también su incursión en el mundo de la música. La otra es recorrer la muestra a partir del universo temático de Landrú: la historia general, los mitos y leyendas de la humanidad, la casta política y los gobernantes y la sociedad argentina con sus pautas y pactos culturales y sociales. La expresión más acabada de esto última es la tía Vicenta, un fiel relato de aquello que idiosincráticamente podría llamarse la clase media argentina.

“Landrú crea una figura importante, la tía Vicenta, la señora de clase media que representa un estado mental: un personaje que puede no saber pero que opina acerca de todo y dice, reinterpretando la realidad como quiere, disparates. Pero lo hace sobre una trama más amplia, porque introduce a los políticos en el living de esta señora y lo que termina de mostrar, en definitiva, son los disparates políticos. El absurdo no está en la tía Vicenta sino en las decisiones políticas que afectan a todas las personas”, explica Gutiérrez.

Tras el golpe de Estado, una de las primeras medidas ordenadas por decreto de Juan Carlos Onganía fue la censura de la revista Tía Vicente que era, en ese momento, la revista de humor gráfico más importante del país y de mayor venta. “Siempre se dijo que Onganía la prohibió porque lo habían caricaturizado en la tapa como una morsa pero, en realidad, había una cuestión anterior: en la revista, Landrú llevaba más de tres años denunciando que Onganía era golpista”.

En un contexto donde los medios masivos de comunicación repiten hasta el hartazgo estereotipos que criminalizan a amplios sectores de la sociedad, la presentación de Breve historia universal de Landrú es para la CPM un reconocimiento a un artista que se escapó de la mirada normalizadora del poder.

“Los otros [planetas] fijos o demás cuerpos que pueblan el firmamento y que no se mueven, todavía no han recibido puntapié que altere su quietud”, cerraba el joven Colombres su Génesis Novísimo, la obra donde creó el universo para después crear el resto de las cosas. Su obra nos sigue recordando que donde hay quietud no hay historia.

Share This
X