Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

La Comisión por la Memoria expresa su repudio y extrema preocupación por el secuestro y torturas que sufrió Corina de Bonis docente del CEC 801 de Moreno.
El hecho fue la culminación lamentable de una serie de amenazas que sufriera con motivo de su participación en acciones de protesta por la realidad social y educativa que se vive en esa localidad, como el acampe frente al consejo escolar y las ollas populares, en reclamo por el derecho a la educación y la vida.
El secuestro y las torturas contra Corina ocurren a poco de cumplirse el mes de las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en Moreno, de las que es responsable el Estado por la desastrosa realidad de las escuelas y el incumplimiento de la garantía del pleno acceso al derecho a la educación al que está obligado.
El secuestro y las torturas a Corina son intolerables y son un alerta de las consecuencias de prácticas y discursos oficiales que desprestigian a los trabajadores de la educación, deslegitiman sus reclamos, cercenan el derecho a la protesta y promueven, legitiman y alientan las acciones represivas y violentas contra ella.
Este hecho no es aislado. Hace pocos días, en el marco de las protestas y la represión a la movilización de los trabajadores de Astilleros Rio Santiago en La Plata, la policía detuvo arbitrariamente a cinco trabajadores y los torturó en la Comisaría 1ra de la capital de la provincia.
La CPM se solidariza con Corina y toda la comunidad educativa de Moreno y en particular con el CEC 801, que no ha dejado de reclamar por le educación como parte indisociable de su deber de enseñar.
Exigimos a las autoridades judiciales a investigar lo ocurrido hasta esclarecer plenamente la autoría de los hechos, y al poder ejecutivo a garantizar el estado de derecho.
Pues sin pleno ejercicio de los derechos no hay democracia.

Share This