Mecanismo Local de Prevención de la Tortura de la
Provincia de Buenos Aires (Ley Nacional 26.827)

A 40 años de la guerra de Malvinas, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) realizó un acto público de memoria en el frente de su casa histórica, ex sede de la DIPPBA. Más de 150 estudiantes de distintas escuelas secundarias de La Plata y público en general participaron de la actividad. “Son 40 años de la decisión que tomó la dictadura y también de impunidad, Malvinas es un tema que no está resuelto y necesitamos justicia, necesitamos memoria”, expresó el ex combatiente e integrante de la CPM Ernesto Alonso.  

 

“Hace 40 años estaba exiliada en Brasil, nos habíamos levantado con el regocijo de la marcha del 30 de marzo y sabíamos que era el fin de la dictadura. Días después, nos levantamos con el siniestro retroceso que fue la delirante decisión bélica, un acto temerario, en el marco del genocidio”, señaló la presidenta de la CPM Dora Barrancos en la clase pública a 40 años de la guerra de Malvinas.

“Esa tragedia de las islas todavía debe enhebrar con las circunstancias del terrorismo. Es necesario diferenciar el acto monstruoso y cínico de la dictadura que, utilizó el sentido reclamo de soberanía del pueblo argentino, para rectificar su barbarie, del actor de heroísmo de aquellos pibes que fueron a las islas”, agregó Barrancos.

El acto inició con la proyección el corto “Yo también hablo”, una ficción documental que repone los testimonios de ex combatientes en el expediente judicial por las torturas en Malvinas; desde el comienzo de la causa en 2017, ya declararon más de 180 personas como víctimas o testigos de estas graves violaciones a los derechos humanos por las que hay 130 militares de alto rango imputados. El corto es parte de la campaña que lleva adelante el organismo junto al Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas de La Plata (CECIM).

En ese sentido, Ernesto Alonso, ex combatiente e integrante tanto de la CPM como del CECIM, señaló: “Son 40 años de la decisión que tomó la dictadura y son también 40 años de impunidad, el proceso de memoria, verdad y justicia todavía no concluyó ni lo hará hasta que se incorpore la justicia por Malvinas. En las islas se siguió implementando el terrorismo de Estado”.

Al regreso de las islas muchos soldados denunciaron las torturas en las actas de recepción y la dictadura militar implementó una campaña de acción psicológica y contrainteligencia para imponer el silencio. Así se tejió desde el primer momento un proceso de impunidad que continúa hasta hoy.

“A los soldados que hablaban, estando incluso internados en el hospital, al otro día les aparecía una comisión de militares para apretarlos”, recordó Alonso. También señaló cómo las acciones de los ex combatientes que se organizaban eran objeto de trabajos de inteligencia militar y policial. “Cuando desde la CPM se desclasificaron los archivos de la DIPPBA se encuentra que también nos investigaba la policía bonaerense”, dijo en relación al espionaje ilegal sobre el CECIM La Plata.

«Nos parecía que teníamos que convocar a las nuevas generaciones para pensar este pasado abierto, una guerra que debe inscribirse en las memorias de lo que fue el terrorismo de Estado», señaló la directora general de áreas de la CPM, Sandra Raggio, en la presentación del acto.

Desde temprano más de 150 jóvenes de la Escuela Secundaria Manuel Belgrano y una delegación del Colegio Sagrado Corazón que participaron de la clase pública, recorrieron la muestra museográfica de la casa de la CPM, ex sede de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA).

Durante el acto también se anunció que hoy se señalizaba como sitio de memoria, en los términos de la ley 26.691, el ex Regimiento de Infantería N° 7, una propuesta que había sido impulsada por la CPM y el CECIM La Plata. El predio delimitado por las calles 19, 21, 50 y 54, funcionó como cabecera del Área 113 de la Subzona 11, dependiente del I Cuerpo de Ejército. En coordinación con la Policía de Camps, el Regimiento participó en los ataques de noviembre de 1976 a tres casas de militantes de montoneros, figura como sitio de nacimiento en las partidas falsificadas de dos nietos apropiados y, en abril de 1982, cientos de soldados conscriptos salieron del Regimiento sin saber que su destino era Malvinas.

El acto de la CPM se cerró con una intervención artística a cargo de jóvenes de la Escuela de Teatro de La Plata, la Escuela de Danzas Tradicionales Argentinas José Hernández, la Escuela de Danzas Clásicas y el conservatorio de música Gilardo Gilardi. Con material audiovisual, música y expresión corporal los y las estudiantes de arte interpretaron las cartas que los soldados enviaban a sus familias desde las islas para «recuperar esas voces que, como la de mi viejo estuvo, años en una caja de madera al fondo del placard», como definió Rosario Pasquet, hija de Gustavo, ex combatiente.

Estuvieron presentes los y las integrantes de la CPM Ana Barletta, Víctor Mendibil, Víctor De Gennaro, María Sonderéguer, Yamila Zavala Rodríguez, Carlos Sánchez Viamonte y Roberto Cipriano García. También acompañó la jornada la prosecretaria de derechos humanos de la Universidad Nacional de La Plata, Verónica Cruz.

Share This
X