Mecanismo Local de Prevención de la Tortura de la
Provincia de Buenos Aires (Ley Nacional 26.827)

Hasta el 11 de abril las escuelas, centros de estudiantes u organizaciones políticas, sociales y culturales pueden sumarse al programa de la Comisión provincial por la Memoria que propone realizar proyectos de investigación sobre temas locales que recorra las memorias del pasado o visibilice violaciones a los derechos humanos en el presente. Con 20 años de experiencias y trayectoria, el programa es una referencia en las políticas públicas bonaerenses en educación y derechos humanos y, en este tiempo, la iniciativa también se replicó en más de diez provincias de todo el país. “Sembremos memoria, conquistemos derechos”, es el lema de esta edición que, luego de los años más difíciles de pandemia, convoca una vez más de manera masiva a jóvenes y educadores. 

“Estamos acá para romper con esa percepción individualista y dar paso a la comunidad que transformará el mundo”; “Nos encontramos en la risa, en las calles y en el comedor. En el mar y los escenarios, en la emoción y en el abrazo. Otra vez estamos juntes”, afirmaban con orgullo les jóvenes en distintos manifiestos escritos durante #Chapa2021, el encuentro que da cierre al trabajo de todo el año en el marco del programa y al que asistieron 8 mil jóvenes.

Con el lema “sembremos memoria, conquistemos derechos”, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) abrió la XXI inscripción de Jóvenes y Memoria que, año tras año, convoca masivamente a escuelas y organizaciones territoriales de toda la provincia de Buenos Aires.

En estos 20 años de desarrollo participaron unos 200 mil jóvenes de los 135 distritos bonaerenses integrando más de 12 mil equipos de investigación. Además del crecimiento de Jóvenes y Memoria en suelo bonaerense, la iniciativa comenzó a replicarse en más de una decenas de provincias y jurisdicciones de todo el país: CABA, Rosario, Chubut, Entre Ríos, Córdoba, San Juan, Santiago del Estero y Chaco y este año se desarrollaría por primera vez en Corrientes.

Muchos de esos trabajos que escuelas y organizaciones territoriales bonaerenses realizaron en el marco del programa trascendieron sus límites y promovieron ordenanzas municipales, fueron fuente de información para registros oficiales, se constituyeron como medidas de prueba para la justicia, lograron que las comunidades hablen y problematicen temas silenciados o negados  y llegaron hasta la creación de un sitio de memoria como el caso del cementerio de General Lavalle.

La agenda del programa que inició problematizando el pasado reciente y rescatando historias del olvido fue variando e incorporando cada vez más temas del presente: de las biografías de desaparecidos hasta las de las víctimas del gatillo fácil, de las historias locales a los problemas ambientales pasando por todas las violencias que nos atraviesan como sociedad.

“Queremos mejorar el futuro, porque en el pueblo falta trabajo y si sos mujer mucho más. No queremos pueblos sin jóvenes, no queremos grandes ciudades con miedo. Queremos un futuro con maternidad deseada, con contención y apoyo, con derechos respetados, con posibilidad de desarrollarnos donde nacimos y donde somos les más libres del mundo”, así expresan en Jóvenes y Memoria sus deseos, y por un rato tienen la chace de concretarlos en esos días de encuentro en el Complejo turístico de Chapadmalal.

Las organizaciones sociales también trajeron nuevas preguntas, desde su incorporación a Jóvenes y Memoria a mediados de los años 2000 la participación desde estos espacios no paró de crecer. Llegaron a ser más de 300 las que participaron en 2019 y en la última edición hubo una tanda completa para quienes integran las Organizaciones de los Chicxs del Pueblo.

Las personas interesadas pueden realizar la inscripción a través de la página web www.comisionporlamemoria.org/jovenesymemoria

Share This
X