Mecanismo Local de Prevención de la Tortura de la
Provincia de Buenos Aires (Ley Nacional 26.827)

Pese a las dificultades que atraviesa nuestra sociedad, y en particular la escuela, en el contexto de pandemia, 800 escuelas y organizaciones sociales, políticas y culturales, más de 12 mil jóvenes y 2000 educadores se inscribieron en la XX convocatoria de Jóvenes y Memoria. En esta oportunidad participarán grupos de todos los municipios bonaerenses, armando el mapa completo de la provincia. Después de 20 años ininterrumpidos del programa de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), la masiva convocatoria sigue reafirmando el valor pedagógico, político e histórico de este encuentro que propicia un espacio de formación en derechos humanos para la construcción de una democracia más justa y solidaria. Un programa que ya forma parte de las trayectorias educativas de decenas de miles de jóvenes y docentes, y de las políticas públicas en memoria de la Provincia. Por la particular situación sanitaria, varios grupos pidieron prórroga para la inscripción.

“Jóvenes y Memoria nos llena de esperanza con cada nueva convocatoria, en estos 20 años que compartimos el programa generó conciencia crítica y valores para construir una mejor democracia. Año tras año, con esa mirada tan profunda para ver la historia y la realidad de nuestro pueblo, los jóvenes nos conmueven, nos enseñan y, principalmente, nos muestran que es la solidaridad el camino para hacer de nuestros pueblos un lugar más justo e igualitario”, expresó el presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel.

La XX convocatoria de Jóvenes y Memoria finalizó este lunes con la inscripción de 800 proyectos de investigación y la participación de más de 12 mil jóvenes y 2000 educadores de toda la provincia de Buenos Aires. Por primera vez, se presentaron escuelas y organizaciones sociales, políticas y culturales de cada uno de los municipios bonaerenses.

Otra marca del crecimiento constante del programa: este año participarán por primera vez 144 equipos de investigación que se suman a otros que ya tienen trayectoria en el programa. La gran mayoría pertenecen a escuelas públicas, unos 50 son establecimientos educativos de gestión privada y, con casi 300 proyectos inscriptos, sigue creciendo la participación de organizaciones sociales, culturales y políticas.

Una vez más, la respuesta tan masiva a la convocatoria consolida la presencia del programa de la CPM como parte de las políticas públicas en educación y memoria de la Provincia. Un programa pedagógico que se consolidó como un espacio de formación en derechos humanos y, fundamentalmente, como un espacio de participación en donde las nuevas generaciones construyen la agenda política de la democracia.

Como ocurre año a año, los grupos inscriptos deberán realizar durante el año una investigación sobre una problemática local, vinculada a las memorias del pasado reciente o las vulneraciones a los derechos humanos en el presente. El anclaje local de esas investigaciones permite que les jóvenes puedan indagar sobre las historias y realidades de sus propias comunidades.

En los primeros años del programa, las memorias de la dictadura militar eran el tema preponderante pero, a lo largo de estas dos décadas, los temas sobre el presente fueron ampliando y enriqueciendo cada vez más la agenda del programa. En ese sentido, por ejemplo, las escuelas y organizaciones sociales, políticas y culturales que participaron de la XIX convocatoria estuvieron pensando y trabajando cómo la pandemia impactó en sus escuelas y barrios.

En estos 20 años, Jóvenes y Memoria recogió el reconocimiento de las distintas gestiones de gobierno y, en ese sentido, cabe destacar también el apoyo de la actual gestión de la Dirección General de Cultura y Educación.

Tan importante como esto, es el reconocimiento de las decenas de miles de jóvenes y docentes que pasaron por el programa y que, en muchos casos, lo siguen haciendo. La vigencia de Jóvenes y Memoria se explica en ese compromiso que las escuelas secundarias y organizaciones territoriales le ponen año tras año al programa.

Tras dos décadas ininterrumpidas del programa, luego de un 2020 que, por la pandemia, obligó a realizar el encuentro de cierre de manera virtual, comienza un nuevo año de trabajo en Jóvenes y Memoria con la esperanza de volver a encontrarnos como siempre en Chapadmalal.

Share This
X