Mañana jueves 29 de octubre a las 18 horas se presenta el informe anual 2019 del Registro Nacional de Casos de Torturas y/o malos tratos (RNCT) fundado hace 10 años por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), la Procuración Penitenciaria de Nación (PPN) y el Grupo de Estudios en Sistema Penal y Derechos Humanos (GESPyDH) del Instituto Gino Germani de la UBA. El Registro ha permitido conocer cómo se despliega la tortura y su carácter multidimensional y sistemática, relevada con rigurosidad metodológica a partir del trabajo periódico y permanente de monitoreo y control de las políticas penitencias y de seguridad. En estos diez años, más de 14 mil víctimas denunciaron alrededor de 50 mil hechos de torturas y/o malos tratos producidos por agentes penitenciarios y de seguridad. La presentación contará con la presencia del presidente de la CPM Adolfo Pérez Esquivel y el experto internacional, ex relator sobre tortura de la ONU, Juan Méndez.  

Durante el 2019, 1.448 víctimas denunciaron 5.200 hechos de torturas y/o malos tratos en cárceles bonaerenses y federales. Los números que arroja el nuevo informe anual del Registro Nacional de Casos de Torturas (RNCT) se mantienen casi en las mismas cifras que en los últimos años. A pesar de las denuncias y de las advertencias realizadas, por organismos internacionales de derechos humanos, la tortura sigue ejecutándose de manera sistemática y extendida en el sistema penal bonaerense y federal.

La presentación del informe anual 2019 coincide con el 10º aniversario de la creación del RNCT, implementado por tres organismos públicos: la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), la Procuración Penitenciaria de Nación (PPN) y el Grupo de Estudios en Sistema Penal y Derechos Humanos (GESPyDH) del Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires (UBA). En estos diez años, el Registro se consolidó como una herramienta para la denuncia de la tortura, con información pública, precisa y fiable sobre lo que ocurre en el sistema penal.

Desde el principio, el RNCT releva las prácticas de torturas desde una perspectiva que reconoce su sistematicidad y multidimensionalidad, que trasciende las agresiones físicas e incluye una dimensión psicológica, como también las condiciones estructurales y régimen de vida en los lugares de encierro.

En diez años de registro, más de 14 mil víctimas denunciaron alrededor de 50 mil hechos de torturas y/o malos tratos producidos por agentes penitenciarios y de seguridad. Lo más grave, sin embargo, es que los números de casos fueron creciendo año tras año. Es la consecuencia de las políticas criminales que acentuaron el punitivismo y la mano dura, y que llevaron a la profunda crisis del sistema de encierro. Sólo en el último año del registro; entre diciembre de 2018 y mismo mes de 2019, la cantidad de personas detenidas en cárceles aumentó un 6%, esto significó más sobreencarcelamiento y agravamiento de las condiciones de detención.

La presentación del informe anual 2019 del RNCT se realiza este jueves 29 de octubre a las 18 horas, de manera virtual, con una mesa que contará con la presencia del presidente de la CPM Adolfo Pérez Esquivel, el experto internacional, ex relator sobre tortura de la ONU, Juan Méndez, el presidente del Comité Nacional de Prevención de la Tortura Juan Manuel Irrázabal, director del Instituto Gino Germani Martín Unzué, el titular de la PPN Francisco Mugnolo, el secretario ejecutivo de la CPM Roberto Cipriano García y la directora del GESPyDH Alcira Daroqui. La presentación se transmitirá en vivo por las páginas de YouTube y facebook de la CPM.

Durante el 2019, el equipo del RNCT inspeccionó 13 cárceles bonaerenses que, sumado al trabajo de monitoreo del Comité Contra la Tortura de la CPM, registro 2.358 hechos de tortura y/o malos tratos denunciados por 439 víctimas, en su mayoría jóvenes y hombres. Como ocurre desde hace varios años, la falta o deficiente atención a la salud es el hecho más denunciado. El informe tiene también un estudio focalizado sobre el aislamiento, el encierro dentro del encierro, el tercer tipo de tortura más denunciado.

En las cárceles federales, la situación es igual de crítica. Durante el 2019, 1.009 víctimas denunciaron 2.842 hechos de torturas y/o malos tratos: malas condiciones materiales de detención, agresiones físicas y aislamiento son las más denunciadas. Respecto a los lugares de encierro en el ámbito federal, el RNCT hace un particular estudio sobre las agresiones físicas, que no sólo incluye una variedad de prácticas (golpes, asfixia, pata-pata, picana, submarino seco y húmedo, entre otras) sino que su ejecución ocurre en simultáneo con otros hechos de tortura.

Desde hace unos años, además, el RNCT también monitoreo la violencia de las fuerzas de seguridad en el territorio. Durante el 2019, en la provincia de Buenos Aires, se registraron 482 hechos de malos tratos y/o torturas ejercidos sobre 108 víctimas por parte de policías u otras fuerzas de seguridad, en su mayoría de la policía bonaerense. El informe 2019, cuenta además con un relevamiento de las prácticas violentas de Gendarmería Nacional en el territorio nacional durante el periodo 2014-2019; cabe destacar que la Gendarmería es una fuerza de seguridad que cumple simultáneamente funciones militares, policiales y penitenciarias.

A diez años de la creación del RNCT, cada uno de los informes dio cuenta de la grave crisis del sistema de encierro y políticas de seguridad; la tortura es una práctica sistemática y extendida en cárceles, comisarías y en el despliegue de las fuerzas de seguridad en el territorio. Hechos de enorme gravedad institucional que siguen ocurriendo ante la impunidad que garantiza la justicia en la mayoría de los casos y la pasividad de los gobiernos provinciales y federal que no se han comprometido en la implementación de políticas de prevención y sanción de la tortura, así como tampoco en la asistencia de sus víctimas. La erradicación de la tortura debe ser prioritaria en las políticas que desarrollen los gobiernos democráticos.

Share This
X