Trabajamos por la memoria, la igualdad
y la defensa de los derechos humanos

Seleccionar página

Especial | La Noche de los lápices

MATERIALES PARA TRABAJAR EL 16 DE SEPTIEMBRE

Ayer y hoy. Las memorias del pasado en las luchas del presente

El 16 de septiembre fue declarado día de los derechos de los estudiantes secundarios en conmemoración de la noche de los lápices. Esta efeméride se convierte en la oportunidad de pensar y analizar la forma que tiene en el presente la organización de los sectores juveniles en relación a la conquista de derechos y a la luz de procesos históricos.
Ofrecemos una serie de materiales como aporte al abordaje de la efeméride. Aquí tendrán acceso a recursos pensados para trabajar, donde se sugieren documentos, actividades y otras herramientas.

La noche de los lápices. No fue por el boleto, querían cambiar el mundo

La politización de los sectores medios fue un rasgo que caracterizó a la Argentina de la década del sesenta y la primer mitad de los setenta. Su rasgo distintivo fue la presencia de los jóvenes, que se sumaron a una protesta que había sido liderada desde la proscripción del peronismo casi exclusivamente por la clase obrera. Esta confluencia implicó una renovación en los repertorios de la acción colectiva y transformó el escenario.
La mayoría de los nuevos agrupamientos tuvieron un ideario emancipador que proponía la construcción de una sociedad radicalmente diferente. La desaparición de las desigualdades e injusticias sociales fue el punto que unió a la mayoría, junto con la reivindicación de la liberación nacional y la lucha contra el imperialismo. La vía revolucionaria armada fue parte de este imaginario, pero no toda esta energía social transformadora asumió este camino. Las prácticas no-violentas de acción política también se multiplicaron en partidos, agrupaciones, sindicatos, asociaciones barriales, centros culturales.
Las escuelas secundarias y las universidades no estuvieron ajenas a este proceso, sino que fueron espacios donde se desarrolló una intensa actividad. La toma de edificios, las asambleas, volanteadas y pintadas sucedían a diario en los establecimientos educativos más movilizados. Los reclamos variaron desde cuestiones más puntuales hasta demandas más generalizadas.
Las marchas por el boleto escolar secundario (BES) se dieron en este contexto de alta conflictividad social y política, y creciente violencia. Durante septiembre de 1975, en La Plata y otras ciudades se realizaron movilizaciones donde participó gran cantidad de jóvenes. Fue en la capital de la provincia donde, a partir del reclamo, se logró una tarifa diferencial para los secundarios. Sin embargo, ésta no fue la única actividad política de los militantes secundarios. Tampoco la única movilización ocurrida en ese momento, a pesar de que la fuerte represión se hacía sentir en la ciudad dramáticamente desde hacía tiempo. El golpe del 24 de marzo de 1976 significó la agudización de esta tendencia. El plan represivo se extendió a todo el territorio, y los secuestros y desapariciones se multiplicaron al compás de la proliferación de los centros clandestinos de detención y tortura.
Lo que hoy se conoce como la noche de los lápices fue parte del plan represivo puesto en marcha durante la dictadura. El 16 de septiembre de 1976, grupos de tareas conducidos por el general Ramón Camps secuestraron a seis estudiantes secundarios de La Plata: Claudia Falcone (16 años), Francisco López Muntaner (16 años), María Clara Ciocchini (18 años), Horacio Ungaro (17 años), Daniel Racero (18 años) y Claudio de Acha (18 años). Pero no fueron ni los primeros ni los últimos: Gustavo Calotti fue llevado el 8 de septiembre y Víctor Triviño el 10 de ese mismo mes; y el 17 de septiembre fueron secuestradas Emilce Moler y Patricia Miranda. Lo mismo le sucedió a Pablo Díaz el 21 de septiembre. Hubo otros: la extensa lista está integrada por alrededor de 340 adolescentes de todo el país.
Los primeros seis continúan desaparecidos.

·Dossier· La Noche de los Lápices. Historia y memoria

·Dossier· La educación durante la última dictadura

Los tiempos de la memoria por Sandra Raggio

PROPUESTAS PARA TRABAJAR CON JÓVENES

Las fotografías son algo más que huellas del pasado; son vehículos de transmisión de significados y activadores de nuevas construcciones de sentidos. La serie de fotos que presentamos aquí puede ser entendida y ordenada como una cadena cronológica que nos invita a recorrer los distintos tiempos de nuestra historia reciente; pero también nos permite indagar acerca de las representaciones sobre los jóvenes y sus modos de participación y expresión. Ofrecemos aquí posibles usos de la colección en el aula.

Serie de fotografías ·Jóvenes en escena·

Cuadernillo para trabajar las imágenes

Los jóvenes no somos peligrosos

Documental - Despacio escuela

La mirada sobre los jóvenes

Participación juvenil

Los derechos del estudiante secundario

LOS IRRECUPERABLES

El juicio a Miguel Osvaldo Etchecolatz en el año 2006, enlaza tres historias de jóvenes militantes de la década del 70, víctimas de secuestro, cautiverio, cárcel y exilio. Para los dueños de la vida y de la muerte durante la dictadura, ellos eran los “irrecuperables”. La lucha armada, los años de represión, la mirada de la sociedad cuando salieron de la cárcel, y la mirada de las nuevas generaciones sobre aquella época, son algunos de los tópicos que se tratan en la película.

FICHA TÉCNICA
Dirección general: Ingrid Jaschek; Guión y realización: Ingrid Jaschek, Diego Díaz; Investigación y entrevistas: Sandra Raggio, Diego Díaz, Ingrid Jaschek; Cámaras: Mauro Rivero, Javier Irigoyen, Claudio Zeballos, Esteban «Teté» Vázquez; Edición: Martín Ladd, Javier Irigoyen, Nicolás Alessadro; Voz en off: Soledad Griffin, Marianela López Roldán, Joaquín Polo; Ilustraciones del «Nunca Más»: León Ferrari; Entrevistados: Nilda Eloy, Gustavo Calotti, Emilce Moler; Duración: 45 minutos; Realizado en Estudios Pacífico, septiembre de 2006.

Producciones audiovisuales

Cortos audiovisuales realizados en el marco del programa Jóvenes y Memoria

EN EL VIENTO
Liceo Víctor Mercante | La Plata | 2007

“Un interrogante nuevo que se multiplica, un interrogante que retumba y sangra, desarma parte por parte una estructura vieja, hecha de madera y de sal” dicen los chicos del Liceo Víctor Mercante, en este trabajo que indaga sobre la participación juvenil y la militancia.

HABÍA UNA VEZ UN PAÍS AL REVÉS
ESBNº 12 | GONNET | 2008

Este documental presenta la vida de Horacio Ungaro, un joven militante de los 70 desaparecido en el operativo realizado en septiembre de 1976 conocido como “La noche de los lápices”, a través del testimonio de varias personas allegadas, que los recuerdan más de treinta años después de su desaparición.

EL CENTRO DE BELLAS ARTES YRURTIA
ESCUELA DE BELLAS ARTES ROGELIO YRURTÍA | CIUDAD DE BUENOS AIRES | 2007

A partir de testimonios de ex alumnos, este trabajo realiza un recorrido por los intereses, las luchas y los reclamos del Centro de Estudiantes de la Escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia, desde sus orígenes hasta la actualidad.

Producciones gráficas

Libros y revistas realizados en el marco del programa Jóvenes y Memoria

¡Tomen distancia!

EEMN° 5 – Pergamino – 2002

“La noche cae el 24 de marzo. La alegría encuentra final, pero el sol no se apaga de repente, hubo un día antes” escriben los chicos en este libro que reúne relatos de experiencias vividas en el ámbito educativo durante el período 1976-1983. ¿Cómo era la escuela antes de la dictadura? ¿Qué cambios hubo a partir de 1976? ¿Cómo era la vida escolar? ¿Qué pasó después? Son algunas de las preguntas que tratan de responder en este trabajo que indaga sobre la política educativa aportando testimonios, documentos y circulares de la época.

A partir de 1976, cuando el autoritarismo se hizo presente en las escuelas, ya nada se escapaba a él, ni siquiera la vestimenta. Las normas referidas al tema eran estrictas y las sanciones por incumplimiento también. Hubo cambios insólitos de un día para el otro: el saco, la corbata, el guardapolvo hasta las rodillas… Los celadores, bajo órdenes estrictas de los directivos, eran los encargados de “vigilar” que esto se cumpliera haciendo las veces de soldados, parados en la puerta de entrada del establecimiento para observar uno a uno a los alumnos y determinar si quebrantaban las reglas de vestimenta. Si así era, mandaban de vuelta al alumno a su casa. Las reincidencias se sancionaban con amonestaciones excesivas.

Cuentos jóvenes e historias repetidas

EEMNº 3 – Trenque Lauquen – 2003

“Para unos, no pasó nada. Para otros, pasó todo. Para algunos, sigue pasando.” Este trabajo realizado por los alumnos de la EEMN°3 compila cuentos escritos en base a historias de jóvenes de la localidad de Trenque Lauquen durante la última dictadura militar: “Un libro que ayude a recordar, que permanezca como testimonio de las vidas de todos estos jóvenes, que posibilite el encontrarnos con los miedos de lo no dicho, mirar y reconsiderar los hechos, tantas veces como haga falta. Para todo ello elegimos un libro de cuentos: para permitirle a cada lector añadir los detalles que recuerda o asociarlo con las historias que conoce.”

Valle Eco era un hermoso pueblito oculto entre enormes montañas. Se hallaba aislado del resto del mundo, pero eso, lejos de inquietar a sus habitantes, no les preocupaba en absoluto. No sentían curiosidad por nada aun sabiendo que había muchos otros pueblos “allá afuera”. Sólo les importaba preservar su armoniosa vida y satisfacer sus necesidades básicas.

Semillas rojas

Colegio e Instituto Santa María – Mercedes – 2009

“Nuestra investigación se decide a partir de un cuento publicado en un diario local a fines del año 1975 (…) Se titulaba “Las semillitas coloradas” y su autor era un sacerdote: el padre Julio Forchi. ¿Qué razones tenía este cura para escribir un cuento semejante? ¿A quiénes estaba dirigido?”. A partir de estas preguntas, los autores de este libro recogen escritos de militantes mercedinos durante los años ´60 y ´70, para recuperar historias de militancia, persecución y resistencia.

Las semillitas coloradas
-¿Adónde va m’hijo?
-Voy pa’ l’almacen de Don Braulio.
-¿Qué anda queriendo comprar?
-Unas semillas para sembrar en el campito.
-¿Y qué semillas son esas?
-Unas coloraditas, lindas, de viento.
-¡Pero está loco m’hijo! ¿Cómo se le ocurre sembrar semejante cosa?
-Son lindas, Tata.
-Pero peligrosas, m’hijo.
-Pero a mí me gustan.
-Mire, m’hijo, en estas cosas no es tanto cuestión de lo que usted le guste,
sino de que la cosa sea buena y convenga a usté y al país.
-¿Y qué pueden tener de peligrosas, Tata? Si son tan lindas…
-Venga, siéntese. Yo le voy a contar.

Marketing tumbero

EEMNº3- General Alvear- 2008

“Somos un grupo de muchachos que estamos en este lugar por distintos problemas, la mayoría de nosotros, de distintas zonas del conurbano bonaerense, (…) empezamos a delinquir por las mismas cuestiones sociales, también notamos que “el recorrido” era similar. El barrio, la esquina, la junta, la droga… y la cárcel. Todo esto nos gustaría contárselos.” Así presentan los estudiantes EEMNº3 de la Unidad Nº 30 de General Alvear este dossier donde abordan desde sus propias historias, la cárcel.

La publicidad ayuda a vender “código 2020, bajate la palabra tumbera”. Los pibes no entienden que hay una industria detrás de todo esto: la cárcel es una fábrica, da trabajo y encierra a todo aquel que le sobra al sistema.
Nos impresionó también el paralelo que significa ser “desaparecido”, jóvenes también, como aquellos, los 30.000. Hoy somos 45.000 (quizás más, quizás menos) pero desaparecidos al fin. Son formas, sólo eso. Y sólo eso nos diferencia. Pero aquellos pibes tenían ideales según nos explicó el profe, nosotros ninguno, solamente pensamos en salir de acá adentro, de la cárcel, mientras intentamos conocer cosas, aprender, pensar distinto. Queremos poder transmitir algunas cosas que las sentimos “desde adentro”.
Los pibes deben saber que acá adentro, no “está todo bien”, que es peligroso, que la vida corre peligro de muerte, un puntazo o un balazo, todos contra todos.
A los pibes para que conozcan estas historias y se sientan que “son ellos” también. Presten atención y traten de “zafar”, es re importante.

NO FUE POR EL BOLETO. QUERÍAN CAMBIAR EL MUNDO

AFICHE VERSIÓN 1

AFICHE VERSIÓN 2

Share This
X