Muertes y edad. En las cárceles bonaerenses las personas detenidas que mueren por problemas de salud, lo hacen teniendo un promedio de 50 años. Entre 2016-2020, casi un tercio de las personas fallecidas por esta causa no superaban los 40 años.

Muertes y tiempo de detención. El 46% de las personas fallecidas por problemas de salud en 2020, llevaban menos de 2 años detenidas en el SPB. Es corto el tiempo en que la cárcel enferma o agrava enfermedades que conducen a la muerte; y es largo el tiempo que se toman los órganos judiciales para evaluar la detención domiciliaria prevista en la normativa penal para enfermedades terminales.

Salud y lugar de muerte. Entre 2016-2020, 1 de cada 4 personas fallecidas por problemas de salud en el SPB, murieron estando alojadas o internadas en unidades y alcaidías que no cuentan con las condiciones sanitarias mínimas para atender cuadros de relativa complejidad. Un 12% murieron en la Unidad-hospital 22, que no posee condiciones para abordar patologías complejas. Juntas suman el 37%.

Muertes y tiempo de internación. Si bien la mayoría de las personas mueren en hospitales extramuros (63%), las internaciones se producen cuando la intervención médica ya no puede torcer los efectos del abandono sanitario. En general los traslados a hospitales o a la Unidad-hospital 22 se ordenan y efectivizan cuando los cuadros se encuentran muy avanzados. En 2020, el 19% de las personas fallecidas fueron internadas el mismo día del fallecimiento y el 10% el día anterior. Sólo el 11% permanecieron internadas más de un mes y el 5% más de dos meses.